Nuevo incumplimiento judicial del rector de la UNaF: “Es lamentable y triste lo que estamos viviendo”

Compartir

El rector Augusto César Parmetler ha incumplido, nuevamente, una orden judicial sesionando con 11 de los 24 miembros del Consejo Superior, es decir sin quórum. Otra vez, fuera del estatuto universitario, toma decisiones irregulares y de facto, degradando con su accionar la convivencia democrática dentro de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF).

Además, según fue denunciado, dentro de esas 11 personas hay quienes que no tienen un cargo oficial y fueron cómplices de estos hechos.

Al respecto, en diálogo con AGENFOR, el profesor Siro Ferreyra, docente de la UNaF y apoderado de la Lista “Somos Humanidades”, brindó su opinión respecto de la nueva decisión unilateral e ilegal de Parmetler.

“No sorprende porque desde hace tiempo venimos con una situación complicada en la UNaF por las decisiones que se toman, reñidas con el cumplimiento estricto de los reglamentos”, manifestó.

“Lo que pasó con el Consejo Superior está fuera de todo análisis porque se toman decisiones violando los reglamentos y el funcionamiento de los cuerpos colegiados”, advirtió, recordando que el pasado 24 de agosto “tuvimos las elecciones del claustro docente que ahora el rector Parmetler dice que son nulas, cuando en realidad había una decisión judicial que ordenaba respetar el cronograma electoral”.

Lamentó que dicho acto electoral no se haya podido realizar en el campus universitario, debido a que una patota de Línea Azul liderada por Rafael Olmedo, exfuncionario de la gestión de Parmetler aún hoy miembro de su entorno, agredió físicamente a docentes, estudiantes y mujeres.

No obstante, Ferreyra destacó que las elecciones docentes finalmente se llevaron a cabo en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas porque “había que cumplir con ese acto establecido por manda judicial”.

Irregularidades

En el marco de las ilegalidades que viene cometiendo el Rector de la UNaF, dictó resoluciones para destituir a la Junta Electoral Permanente (JEP), cuyo presidente es Miguel Ferreyra y los vocales Domingo Bogado y Patricia Noemí López, cuando en realidad “no tiene facultades para ello, ya que la Junta es designada por el Consejo Superior”, esclareció.

“Es insólito lo que está sucediendo en la UNaF, no sé si ha pasado alguna vez en una Universidad del país. Creo que no. Lamentablemente lo estamos pasando en Formosa y eso, desde el punto de vista institucional, es muy lamentable y triste, sobre todo por los actos de violencia que se tienen que vivir”, sostuvo el docente.

Señaló a esta Agencia que “como parte integrante de esta comunidad universitaria me siento totalmente afectado. Pienso en los compañeros no docentes que tienen que ir todos los días al campus universitario a prestar sus servicios, con la presión que se vive actualmente”.

No dudó en calificar a todo ello de “tremendo”, por cuanto “no se sabe en qué momento los que van a trabajar van a sufrir algún tipo de violencia física, como hemos tenido que soportar nosotros cuando como docentes fuimos al campus a cumplir con nuestra obligación de votar”.

Victimarios como víctimas

En este punto, condenó el comunicado que emitió este lunes 30 la agrupación Docentes Unidos, de la que forma parte el denunciado Rafael Olmedo, justificando esa acción violenta que llevaron adelante el día de las elecciones docentes, bloqueando los ingresos a la institución y agrediendo a trabajadores de la Universidad y estudiantes.

“Dicen que son ‘defensores de la institucionalidad’. Es un poco rara la forma de defender la institucionalidad atacándonos a todos aquellos que fuimos pacíficamente a cumplir con nuestra obligación de votar”, reprochó.

“Lo lamentable de todo esto es que se genera un ambiente muy tenso, muy feo, sobre para la sociedad en la que vivimos –acentuó-. Porque que una institución como la UNaF que tiene que ser una casa de altos estudios no se puede convertir en una casa de alta violencia”.

“Estas cuestiones tienen que terminarse; debe prevalecer la vida institucional porque hay muchos jóvenes que están con la esperanza de proseguir tranquilamente sus estudios y finalizar sus carreras. Hay muchas familias que tienen puestas sus expectativas en que la institución funcione como debe ser y no puede ser que estemos viviendo situaciones de este tipo. Es muy triste y lamentable”, concluyó.