Compartir

Este nuevo accionar sanitario fue realizado en el transcurso de dos días, en el marco de la campaña antirrábica gratuita que despliega el ministerio de Desarrollo Humano formoseño, en toda la provincia.

Se trata de un trabajo conjunto entre la cartera sanitaria provincial y cada municipio. “El objetivo es inmunizar contra la rabia a perros y gatos y evitar así la enfermedad de la rabia, que también puede afectar a las personas”, explican los responsables de la vacunación.

Se establecieron postas para la vacunación en la plaza de la localidad, y en los Barrios: Agua Potable, El Eucaliptus, Florida, San Miguel, así también se recorrieron las casas. Cada mascota a su vez, tanto perros como gatos fueron desparasitados. “Apuntamos a alcanzar la mayor cantidad posible de animales; por eso no solo invitamos a los vecinos a que se acerquen sino que también vamos hasta sus domicilios”, detallaron.

“Los vecinos se mostraron muy comprometidos con esta actividad y trajeron a sus mascotas para que los podamos vacunar y desparasitar. Eso habla de tenencia responsable y es bueno valorarla”, relataron los vacunadores.

Finalmente, los profesionales expresaron “nuestros mejores amigos requieren de la responsabilidad de sus dueños para estar saludables, y esto a su vez se extiende a las familias porque protegiéndolos también evitamos enfermedades que en ocasiones pueden transmitirse a los seres humanos”.

La importancia de prevenir la rabia

Desde salud recuerdan que las principales medidas de prevención de rabia son: vacunar obligatoriamente a perros y gatos a partir de los 3 meses de edad y revacunarlos anualmente. En el caso de mordeduras, se solicita consultar al Centro de Salud más cercano.

Es fundamental tomar conciencia e informarse para evitar esta enfermedad, sobre todo aquellas personas que poseen mascotas en sus domicilios. La vacuna es necesaria no sólo es para proteger a nuestras mascotas, sino a nosotros mismos porque la rabia es una enfermedad que se contagia  preferentemente a través de la saliva de perros y gatos, y también de animales silvestres como: murciélagos, zorros, zorrinos y coatíes. Afecta severamente el sistema nervioso de los mamíferos, incluyendo al ser humano.