Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio

Compartir

Escribe Luis A. Sebriano (h) Grupo Juan Pueblo.

 «Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio. Y no es prudente ir camuflado eternamente…», escribió el Poeta Antonio Machado, y la popularizó el genio de Joan Manuel Serrat.

   Leer a la triste e inefable Patricia Bullrich, mejor ejemplo de quien anda eternamente camuflada, que al quedarse sin palabras coherentes lo único que hace es destilar odio; porque alguien de la talla política, intelectual y académica, como lo es Alberto Fernández, afirme que Formosa es «el Modelo a seguir» para la pospandemia, y además hace un elogio y reconocimiento personal y político hacia Gildo Insfrán por su gestión. O ver también el odio en algunos medios locales, donde un melancólico y abatido dirigente de la oposición, menosprecia y ningunea un hecho como es el de abastecer con agua de calidad (líquido vital) a una localidad del interior donde no hay lluvias importantes hace más de 14 meses; Demuestra no sólo el bajo nivel de debate, sino también la desorientación, propio de quienes no entienden a su Pueblo.

   Somos testigos recientes de la firma del Acuerdo Federal de la Hidrovía Paraguay-Paraná, entre el Presidente y los Gobernadores de Formosa, Chaco, Corrientes, Misiones, Entre Ríos y Santa Fé. Acuerdo de una importancia estratégica y de una magnitud enorme, una herramienta que mira hacia el futuro de la producción y exportación de nuestra provincia, y de las demás provincias; convirtiendo un Eje fundamental para integrarnos aún más con nuestro país hermano Paraguay. Acuerdo que parecería haber sido firmado por Francisco Solano López, Pedro Ferré, José Gervasio Artigas, y todos aquellos que soñaron con una Gran Nación Guaraní. Siempre dijimos que Formosa es el corazón del Mercosur, ubicación geopolítica única, y ahora empezaremos a transitar hacia ese camino. Y es este el debate que debemos realizar, el del futuro, que como dice el Indio Solari «ya llegó hace rato».

   Pero esto no es de ahora, hace muchos años se vienen camuflando, logrando inclusive, con mentiras, engañar al Pueblo Argentino y logrando también la desunión de gran parte del campo Nacional y Popular, y así pudieon estar 4 años al frente del gobierno nacional, hecho que nos llevó a retroceder décadas en materia social, de soberanía política, de salud, de independencia económica, etc, etc, etc. Siempre teniendo ese mismo hilo conductor: el ODIO. 

   Odio que no pueden manejarlo desde el 17/10/1945. Odio que los llevó a que nos fusilaran en los ´50, que nos proscribieran en los ´60, que nos torturaran y secuestraran en los ´70, han podido dividirnos en los ´80, nos han infiltrado en los ´90, y así podemos seguir hasta hoy, que nos siguen persiguiendo y el odio lo tienen a flor de piel. Así han transcurrido los últimos 70 años de nuestra historia, y así lo único que han logrado es que seamos cada vez más, y que estemos más unidos y más fuertes que nunca. No nos han vencido, ni podrán hacerlo, porque el Amor siempre vence al odio. El amor siempre triunfa, y si hay algo que nosotros los peronistas comprendemos y sentimos por el Pueblo es AMOR, el amor como servicio, como decía la Madre Teresa «…hasta que duela, y cuando duela dar más».

   Somos un Gran Pueblo, y a ese gran Pueblo ¡vinimos a ofrecer nuestro corazón!