Compartir

Desde el sector privado de la localidad de Ingeniero Juárez, rechazaron que “algunos sectores, sobre todo de la prensa nacional, se instalé como victimas a un grupo de aborígenes violentos que no hacen más que generar miedo en toda la comunidad agrediendo con violencia a las personas”. Quien así lo afirma es Roque García, propietario de un local bailable del lugar, señalando que “acabamos de padecer el nuevo ataque a policías y familias, que lo sufrí yo mismo como otras veces donde fui amenazado, atacaron mi boliche y me robaron”.

Expuso que “se trata de un grupo de unos quince o veinte jóvenes originarios alcoholizados, algunos mayores de 18 años y otros menores de edad, y en este ultimo hecho todo se puso peor cuando una señora quiso disuadir pero no lo logro, y se fueron intensificando los ataques con cascotes de gran tamaño”.

“Con pedazos de escombros atacaron a la policía y a mi local, me avisaron y cuando llego al lugar tuve que dar marcha atrás con el vehículo porque eran muchísimos los cascotes que arrojaban y eso que estos muchachos me conocen”, relato, al tiempo de contar que regreso caminando y “realmente era impresionante el grado de violencia con el que atacaban estos muchachos. Me decían vos tenes plata para volver a arreglar todo y otras cosas, pero la intención era la de hacer daño”.

Afirmo García que “no es la primera vez que me hacen algo así, hay muchas denuncias de ataques a casas, autos y motos que dañaron”, recordando que “tiempo atrás me saquearon el local, violentaron el boliche me robaron bebidas, luces y arruinaron gran parte de mi local, donde recibo a mucho aborígenes que se divierten muy bien”.

“Varias veces me amenazaron que si nos les pagaba me iban a quemar la casa, era una situación muy fea y encima tenemos algunos sectores de la prensa que los defiende y pone como víctimas, cuando la víctima real de este grupo de violentos es la comunidad de Ingeniero Juárez, y entre ellos los mismos aborígenes que en su casi totalidad rechaza a estos”

“Pero este grupo de violentos son casi la mayoría los mismos de siempre, generaron ataques en otras partes de la comunidad, y todo pasa por el tema de las adicciones, sobre todo el alcohol que consumen. Yo desde mi casa los veo como toman, y algunos hasta se drogan, y tenemos enfrentamientos violentos, primero se agarran con la policía y después con cualquiera de la comunidad”, expuso.

Concluye insistiendo en que “la gran mayoría de los aborígenes no está de acuerdo con este grupo de violentos, los rechaza y colabora para que dejen este proceder, pero cada tanto repiten estos ataques. Fíjese que  una señora aborigen que trato de disuadirlos fue herida y aun está internada en el hospital”.