Compartir

Cada fin de semana la Policía realiza mega operativo de control y seguridad vial, reforzando los domingos con efectivos y móviles a través de una orden de operaciones denominada “after”, con excelente resultados y aceptación en la comunidad formoseña.  

Los controles fijos se realizan en puntos estratégicos de la ciudad, como así en el interior provincial, donde se verifica que los conductores cuenten con las documentaciones obligatorias para circular, que utilicen los cinturones de seguridad, transiten a velocidad reglamentaria, con las luces bajas encendidas, que no lo hagan bajo los efectos del alcohol u otras sustancias que limiten su capacidad conductiva; en el caso de los motociclistas que tengan el casco protector colocado y abrochado.

El operativo de fin de semana cuenta con ocho objetivos fijos. Asimismo, el domingo a partir de las 4 de la madrugada se suman más efectivos y móviles para reforzar el trabajo preventivo denominado “operativo after”; incrementándose a 15 los objetivos fijos. Esa actividad se articula con la Dirección de Informática, para establecer si las personas o vehículos cuentan con pedidos de detención o secuestro. Asimismo, se destacan móviles, motocicletas, personal que realiza recorrida a pie, en tanto otros son apostados en avenidas, inmediaciones a cajeros, bancos, entre otros. 

Como resultado se confeccionó 26 actas de infracción, se detectaron 7 conductores alcoholizados, 8 rodados (vehículos y motos) fuera de circulación por poner en riesgo la seguridad del tránsito y/o realizar ruidos molestos con los caños de escape y se retuvo 9 licencias de conducir por faltas graves a la ley nacional de tránsito todo esto solo en la capital provincial.

Por otra parte, efectivos afectados al operativo en forma conjunta con integrantes de la Subcomisaría “Enri Omar Alvarenga” del barrio Guadalupe, detectaron que un menor de 13 años salía de un local bailable ubicado sobre la avenida Gobernador Gutnisky, entre calle Echegaray y Armada Nacional Argentina, situación que se puso a conocimiento de los inspectores de Bromatología Municipal, quienes realizaron un acta para dejar constancia lo sucedido, en presencia del propietario.

Luego el menor fue trasladado a la dependencia donde fue entregado a sus progenitores en carácter de guarda tutelar.