Compartir

En la comunidad Los Pocitos, un numeroso grupo de familias wichi renovaron sus controles de salud por medio de un nuevo operativo sanitario que llevó adelante un equipo de salud del centro de atención primaria de Pozo de Maza, efector que forma parte de la red de salud pública provincial.

En esta población originaria se ubica en el oeste formoseño, los agentes y profesionales sanitarios ofrecieron nuevamente a los vecinos: atenciones sanitarias para todas las edades con hincapié en los controles a niños, embarazadas, adultos mayores y pacientes con factores de riesgo o patologías diagnosticadas.

Teniendo en cuenta lo realizado, el ministro de Desarrollo Humano, José Luis Décima dijo al respecto: “Esto surge de una planificación estratégica, en la que prima el bienestar y la salud de cada formoseño. Es por ello que se programan este tipo de recorridas a terreno para tener una mayor cobertura de cada una de las áreas”.

Asimismo, desde el equipo interviniente agregaron que en la oportunidad se desplegaron “instancias de vacunación con el chequeo personalizado de cada carnet de vacunas”, entrega de leche y medicamentos, más “consejería sobre planificación familiar y entrega de métodos anticonceptivos disponibles”.

Las consultas médicas incluyeron: toma de tensión arterial; control de glucemia; medición de estatura, peso y talla; chequeo de la temperatura corporal y otros tantas evaluaciones clínicas en recién nacidos, niños, adultos, adultos mayores y embarazadas.

Embarazadas

Al tiempo, desde el área de obstetricia mencionaron que en las embarazadas se practicaron los controles prenatales de rutina como: medición uterina, latidos fetales “también registro del peso y la aplicación de las vacunas que estipula el calendario para ellas y se programaron turnos para la realización de las ecografías trimestrales”.

Para extender el servicio, los obstetras informaron a las familias sobre la importancia de la planificación familiar, difundiendo una vez más los múltiples métodos anticonceptivos disponibles con los que cuenta el centro de salud “que son completamente gratuitos y de fácil acceso” ya que siempre hay un profesional dispuesto  “a asesorar a la mujer y a su pareja adecuadamente sobre el método más conveniente  para cada caso”.

Seguidamente fueron entregados también de manera gratuita: cajas de leche para niños y embarazadas; y los medicamentos recetados por los profesionales.  En tanto que se realizó coordinadamente la gestión de turnos programados para los pacientes que requerían una atención determinada para cada especialidad”.