Palo Santo: Jornada sanitaria benefició a la salud de familias colonas

Compartir

Mediante un nuevo operativo, que forma parte de las acciones que lleva adelante el nosocomio periódicamente

Un equipo interdisciplinario de salud del Hospital de Palo Santo, renovó atenciones en la colonia El Progreso, distante a pocos kilómetros, a fin de reforzar el cuidado de la salud de los vecinos de todas las edades que residen en el lugar.

Durante la jornada, fueron llevadas a cabo atenciones médicas, control obstétrico y de enfermería, vacunación, entrega de medicamentos, e instancias para promover la buena salud por medio de hábitos saludables.

Controles de tensión arterial, mediciones antropométricas (peso, estatura y talla), completa evaluación nutricional,  testeo del nivel de glucemia, controles de heridas y curaciones, fueron algunas de las prestaciones desplegadas, las cuales fueron acentuadas en las personas con factores de riesgo  y con diagnóstico de enfermedades crónicas: diabetes, hipertensión, cardiopatías y otras.

Desde el servicio de vacunación, comentaron que fueron aplicadas las vacunas incluidas en el calendario vigente, con las dosis y esquemas de acuerdo a las distintas edades y condiciones de salud determinadas.

Fueron también tomadas muestras para estudios de PAP (Papanicolaou), se realizaron controles prenatales, se entregaron métodos anticonceptivos y se colocaron implantes subdérmicos a las mujeres que lo solicitaron.

Provisión de medicamentos y conductas saludables

Al mismo tiempo, fueron entregados medicamentos indicados por los profesionales, más cajas de leche para niños y embarazadas. Y al finalizar cada atención se dialogó con las familias, para fomentar en ellas hábitos saludables que favorecen a un buen estado de salud y el sostenimiento de una mejor calidad de vida.

Así, se instó a los vecinos a adoptar una alimentación sana, mayormente basada en frutas y verduras, y en alimentos rico en nutrientes. A tener al día el carnet de vacunas, sobre todo cuando se trata de grupos de riesgo. Lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente. Asistir a los turnos programados para los controles de salud y realizarse los estudios indicados por el médico.