Compartir

En un año donde la crisis mostró su peor faceta, el sistema público de salud permaneció inerte ante los vaivenes de la economía que hizo estragos en el poder adquisitivo de la gente. Pese a todo, el gobierno provincial continuó incorporando equipamiento y brindando capacitaciones, sin embargo, las falencias de la obra social PAMI a la hora de brindar cobertura a los abuelos originó que se duplique la demanda en Hospitales y Centros de salud de la provincia.

No sólo con atenciones, sino que al ser dejados a su suerte por su obra social, los afiliados al PAMI tuvieron que recurrir a la salud pública para encontrar estudios médicos, medicamentos, prótesis, internación y hasta traslados.

En ese sentido, la Dra. Eugenia Ruiz, Subsecretaria de Gestión de Establecimientos Asistenciales de Complejidad Integrada explicó que “esto sobre todo ocurre en los servicios de las unidades críticas, en el hospital central en la unidad de terapia intensiva, en clínica médica donde tenemos internados pacientes críticos y en la guardia de emergencia”.

Comentó que el periodo en que más sobrecarga hubo fue en el invierno, todo siempre debido a la falta de respuesta del PAMI hacia sus afiliados.“Lo mismo sucedió en el verano con patologías de verano, el golpe de calor, diarrea o descompensación cardiovasculares; tengamos en cuenta que la mayoría de los afiliados son adultos mayores. Siempre existen consultas con los afiliados de otras obras sociales, pero la mayor cantidad de consultas y atenciones de pacientes que no reciben respuesta por parte de su obra social, son del PAMI”, precisó.

Esto sin dudas se vio agravado por la falta de coordinación y acción por parte de la Superintendencia de Salud ante una evidente situación de abandono y desidia por parte de la obra social de los adultos mayores.

“En todos estos años, de la actual gestión nacional, no hubo asistencia, ni respuestas desde PAMI hacia sus afiliados. Tampoco brindaron coberturas adecuadas con respecto a los traslados, en la obtención del cajón y traslado de un óbito, a la hora de darle respuestas ante una emergencia como un infarto, un accidente cerebro vascular, una patología respiratoria; que son situaciones de emergencias con las que nos encontramos con un adulto mayor”, criticó.

“Esto generó una sobrecarga en el sistema de salud público, pero siempre hemos y seguimos atendiendo a todos, sin importar si tienen o no obra social; porque esas son las directivas que recibimos por parte de nuestro ministro José Luis Décima y nuestro Gobernador Gildo Insfrán”, destacó.

Sobrecarga

La funcionaria señaló que, si se genera, es una sobrecarga en el sistema de salud público, “siendo que son personas que han aportado toda su vida a una obra social, en este caso el PAMI, que hoy les niega ese beneficio.Y esto se ve muy frecuentemente en la ocupación de camas”.

El gobierno provincial invirtió mucho en salud pública, se ha incorporado recurso humano en toda la provincia, profesionales en todas las especialidades, también se instalaron equipos de última generación, y se brindaron capacitaciones en todas las áreas.

“Con respecto a la gestión de medicamentos no ha faltado ni un solo medicamento a nuestros pacientes que acuden al sistema de salud público, tanto para los pacientes sin obra social como con obra social; todos los centros de salud y hospitales se encuentran interconectados y los pedidos de medicamentos e insumos se realizan en línea mediante el sistema informático. En el mismo sistema quedan registrados los envíos y las recepciones. Esto lo venimos trabajando desde hace tiempo y podemos afirmar que la implementación ha sido exitosa y de gran utilidad para el aprovisionamiento y la gestión de medicamentos que en definitiva son beneficios para los pacientes”, expresó.

“Toda esta inversión que hizo el gobierno provincial en la salud nos permite dar respuestas a todos pacientes que acuden al sistema de salud pública ya que nosotros atendemos a todos por igual tenga o no cobertura social”, aclaró.

Circuitos del PAMI

Ruíz aseguró que nota una dificultad en el circuito de atención del paciente, por parte del PAMI a sus afiliados, y que cree que es un problema de comunicación y organización. “A pesar de todo esto, nosotros siempre damos respuestas a los pacientes”, dijo.

En tanto, la doctora Eugenia Ruiz fue categórica al aclarar: “Si en estos cuatro años, los afiliados recibieron respuestas fue gracias al gobierno de la provincia de Formosa, porque la verdad nos consta y hemos recibido testimonios de pacientes que, aun habiendo concurrido a presentar su queja ante el mencionado organismo nacional, no han recibido soluciones. Considero que desde la Superintendencia de Servicios de Salud de la Nación pudieron haber generado mejores estrategias, circuitos y comunicación y de ese modo evitar el peregrinar de tantos adultos mayores a quienes su obra social nacional les negó la cobertura que les correspondía”.