Para Aráuz, la condena en la causa por delitos de lesa humanidad en Formosa “fue un hecho histórico”

Compartir

“En la búsqueda de la verdad, memoria y justicia”, subrayó

La doctora Sylvina Aráuz, subsecretaria de Derechos Humanos de la provincia, expresó que las condenas a Bernardo Montoya y Jorge Vázquez Rey, jueces integrantes del Superior Tribunal de Justicia durante la última dictadura cívico-militar, “son un hecho histórico en la búsqueda de la Verdad, Memoria y Justicia”.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Formosa los halló culpables de abuso de autoridad, violación de deberes de funcionarios y encubrimiento agravado de delitos de lesa humanidad cometidos contra ocho trabajadores del Poder Judicial Provincial.

En consecuencia, recibieron como condena un año y ocho meses de prisión en suspenso y la inhabilitación para ocupar cargos públicos por tres años y cuatro meses.

En ese sentido, la funcionaria analizó que los delitos de lesa humanidad “son muy graves”, ya que “hablamos de privación legítima de la libertad, es decir, secuestros, tormentos, torturas y desaparición forzada”.

Por eso, “ha sido tan importante este juicio donde quedó demostrada la responsabilidad civil (de los exjueces) en estos hechos”.

Además, consideró que tiene “un valor histórico” sentando un precedente “tanto en la sociedad formoseña como la argentina, sin dudas para generar conciencia, tener memoria y conocer la verdad de lo ocurrido”.

Por otro lado, recordó la subsecretaria de Derechos Humanos que los ochos empleados judiciales “fueron secuestrados, cinco torturados y luego puestos en libertad, pero tres permanecen aún desaparecidos”, por lo que insistió también en seguir en la búsqueda de información sobre sus paraderos.

Y para ello pidió a la comunidad que se solidarice con “brindar cualquier dato sobre aquella época para facilitarle a la Justicia y a todos los que colaboramos con ella”.

“Así que esperamos poder tener algún dato sobre el paradero de los restos, más que nada para llevar tranquilidad a la familia y puedan cerrar el ciclo de duelo permanente”, concluyó.