Compartir

La iniciativa de Cambiemos fracasó este miércoles en el recinto del Congreso, donde obtuvo 138 votos a favor y 95 en contra, pero no alcanzó los dos tercios requeridos por la Constitución Nacional para  expulsar del cuerpo al diputado nacional Julio De Vido.

Al respecto el diputado nacional por Formosa Luis Basterra opinó que “Lo de ayer fue un lanzamiento de campaña por cadena nacional, porque los multimedios organizaron este gran acto y lo televisaron con sus candidatos sin dar notas a integrantes de nuestro espacio, hasta Nelson Castro y Nicolás Wiñasky estuvieron en el Congreso”.

Consideró el legislador que “Aquella persona que después del debido proceso en el campo estricto que corresponde que es la justicia se define que cometió un ilícito, en particular un ilícito de corrupción, le corresponde una pena que está comprendida en la ley”.

Al opinar sobre la participación en el debate de la diputada nacional de Cambiemos y precandidata a renovar su banca Elisa “Lilita” Carrió quien  no sólo atacó al ex ministro de Planificación, sino que también amenazó al ex titular de la cartera de Economía del kirchnerismo, Axel Kicillof advirtiéndole que sería “el próximo”, Basterra dijo que es “incoherente en cuanto a su conducta, pero no es distinta a las estrategias que tuvo para posicionarse en la opinión pública”.

Avanzó al explicar “ porque este proyecto que se trató en el día de ayer fue presentado al otro día de que le negaron la prisión a De Vido y en el mismo momento comenzó un tratamiento exprés que duró dos semanas para expulsar a un miembro del cuerpo, independientemente de si es Juan, Pedro o Susana, es un atropello donde no hubo una acusación concreta.

Se puso un concepto dudoso de inhabilidad moral absolutamente inconstitucional la aplicación de este concepto en De Vido”.

Para Basterra, desde Cambiemos “no necesitaban ganar, sino estas nueve horas de televisión en cadena nacional de los periodistas De Castro y Wiñasky  hablando de la corrupción de De Vido y en vez de plantearlo como lo que ocurrió, que era defender la República o bastardearla, los poderes o bastardearlos, la definición es si protegí o no a un corrupto.

Ya estaba juzgado de corrupto, cuando la presunción de inocencia se preserva en un individuo hasta que haya un fallo firme.

Hace mucho daño a la democracia esto, denosta a la política, porque mientras no está la política, gobiernan los empresarios”.