Compartir

El economista Jorge De Vido opinó que el control de cambio dispuesto por el Banco Central “es la primera medida de fondo que tomó Mauricio Macri para parar la sangría de las reservas”, y que “pone un freno a la fuga de capitales”. En ese sentido, argumentó que en los últimos tres años y medio con la gestión nacional se fugaron de la Argentina más de 105 mil millones de dólares. “Y siempre en épocas de endeudamiento hubo fugas de capitales”, aseguró.

Por lo que este control de capitales o control cambiario “hace rato se tenía que haber anunciado”, dijo el licenciado, quien coincidió con analistas en materia económica que expresaron que la medida llegó demasiado tarde. En tanto, sobre la falta de dólares señaló que “siempre fue un problema en la Argentina”. Describió que en la historia de los gobiernos nacionales, por diferentes motivos padecieron la falta de divisas.

Entre los años 60’ y 70’, en el final del segundo gobierno del  general Juan Domingo Perón, padeció la falta de dólares pero se dio producto del desarrollo industrial que estaba llevando adelante el país. Similar situación, con el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner  que con menos crecimiento económico necesitó de dólares  para desarrollarse y por eso dispuso el cepo cambiario.

En cambio, explicó De Vido, totalmente distinto fue en la última dictadura militar, con la política económica de Martínez de Hoz, Carlos Menem y Mauricio Macri se llevaron adelante procesos inversos: la desindustrialización, se paralizó la industria, y se pregona el libre mercado cambiario, y a la par un endeudamiento del Estado.

Por lo que “a la par la fuga de capitales, los grandes grupos económicos mandan sus dólares afuera, recordemos que residentes argentinos en el exterior tienen  en su poder más de 400 mil millones de dólares, de ahí los ‘Panama Papers’, los depósitos en Suiza -explicó el economista-. Por lo que quienes se han beneficiado con el libre mercado son los grandes grupos económicos que han fugado y sacado de la Argentina 100 mil millones de dólares”.

Señaló que “entre tener liberado y tener restringido el dólar, hay un montón de grises, porque todos los países del mundo administran sus capitales cuando estos ingresan, que tienen una permanencia mínima, que no pueden salir y entrar como los fondos golondrinas como se los llama, entonces desde que se salió de este cepo  y se liberó totalmente marcamos deficiencias de este modelo económico, que es estar financiando un déficit fiscal en pesos, con un endeudamiento en dólares”.

En este último mes de agosto la fuga de capitales fue de 13 mil millones de dólares, y obligó a Mauricio Macri “en contra de su ideología, a implementar este cepo porque sino Mauricio Macri no llegaba al 27 de octubre si la fuga de capitales seguía al ritmo que venía en agosto”, enunció, categórico, el economista local.

“Macri es un presidente que se está yendo, le quedan tres meses y tuvo que tomar esta medida porque no solo no llegaba al 10 de diciembre sino que no llegaba al 27 de octubre”, finalizó De Vido.