Compartir

El vicepresidente regional NEA de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Fabián Hryniewicz, se refirió a la última medida económica nacional que elimina el IVA en 14 productos de la canasta básica. Señaló que esperan más precisiones sobre cómo se aplicará la medida en la cadena de comercialización. Expresó que las grandes cadenas ya han aumentando entre un 20 a 30% los precios tras la devaluación del peso.

La última medida de quitar  el Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA) en catorce productos de la canasta básica, es una medida compleja sostuvo Hryniewicz. Además, aclaró que hasta el momento se desconoce  cómo se implementara en la cadena de comercialización y aguarda para más precisión que asuma el nuevo ministro de Hacienda de la Nación, Hernán Lacunza.  “Lacunza no tiene tiempo en cambiar el rumbo, lo único que puede hacer es tratar de estabilizar la economía, brindar credibilidad y certeza al mercado”, opinó el empresario sobre el recambio de autoridades dispuesta por el Gobierno Nacional de Mauricio Macri.

En cuanto a la consulta sobre la situación del comercio, y la incertidumbre con la disparada del dólar, el día después de las elecciones PASO en el país, dijo: “Recién esta semana que comienza se va a poder vislumbrar un poco toda la situación respecto a la medida de la quita del IVA. Tampoco está claro cómo puede hacer la gran mayoría de los comerciantes formoseños, por ejemplo, un almacén,  es decir, el monotributista cómo computa porque le van a facturar el 21%. Hay que esperar ver como se resuelve esta situación que es muy compleja e incierta”.

“La reducción del IVA en 14 productos, quiere decir que en el mejor de los casos se le va a descontar el 21% del 24% que aumentó con el efecto devaluatorio; pero en la práctica sobre el precio de referencia del viernes 9 de agosto el público va terminar pagando un 3% más”, explicó el vicepresidente de la CAME, e insistió: “No está clara la aplicación. Se sabe que hasta el último eslabón se sigue cobrando el IVA, pero ahora con la medida él (comerciante) no debería cobrar el IVA o no trasladarlo a precios, pero la pregunta es cómo hace para liquidar esa gran diferencia que si pago él, pero que no le puede cobrar al cliente.

Cuando hablamos del 21% muchas veces hablamos de la utilidad que pueda tener el pequeño comerciante, sus productos están gravados con el 10.5 % pero son los menos. Dentro de todo, el comerciante formoseño hace un esfuerzo por mantener precios, -y sobre todo en los productos comestibles o esenciales- hace el esfuerzo de mantener los precios pero no se por cuánto tiempo”.

Siguiendo con la situación de los precios tras la devaluación del peso como consecuencia de la disparada del dólar el lunes 12 de agosto, el empresario de la CAME señaló que era previsible que las grandes cadenas de supermercados que son las  formadoras de precios especulen  porque “ya venían especulando con las mercaderías a un  dólar a 54 pesos. Ahora con la cotización en 60 pesos tuvieron que rever el sistema de comercialización, -contó Hryniewicz- y agregó que  toda la semana pasada la mayoría de los distribuidores y fabricantes sugerían variación de precios que iban del 10 al 20% en productos de industria nacional; del 20 a 25% en algunos productos que tuvieran incidencia de importados, y el 25 a 30% que sean importados, estos porcentajes de aumentos en los comestibles”.