Compartir

“Lo que entendimos como una oportunidad histórica para el norte argentino, la región más postergada del país, estuvimos convencidos que el Plan Belgrano recuperaría la equidad y el federalismo. Nada de ello ha sucedido hasta la fecha”, se denunció desde la Defensoría del Pueblo provincial.

Por ello decidió pedir institucionalmente sendos informes al titular de dicho plan, José Manuel Cano y al ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, José Rogelio Frigerio, con la finalidad de que se ilustre documentadamente luego de 16 meses, cuales son los proyectos, obras, presupuestos e inversiones que el Plan Belgrano haya concretado en Formosa.

El Ombudsman José Leonardo Gialluca, denuncio que “ni siquiera se reunieron una vez los diez gobernadores del Norte, que son los interlocutores naturales, no hay un enunciado que defina cuáles son los problemas de la región, la situación de sus cadenas productivas, que realidad tienen los sectores competitivos y dinámicos, quienes cuentan con potencial de crecimiento y cuales requieren atención para alcanzar competitividad”.

Expuso asimismo que “no se avanzó tampoco en la tarea primordial de ponerle letra al plan, ni elaborar un discurso sobre la gravedad de la realidad norteña y las propuestas para abordarlo. En paralelo con esta virtual parálisis, la política nacional se fue alejando del norte y el Plan Belgrano y se orientó hacia los intereses porteños, más acorde con el legado de Bartolomé Mitre. Una figura histórica innegablemente vinculada a Buenos Aires”.

“Así, mientras el Plan Belgrano se desvanecía, avanzó un verdadero “Plan Mitre”. La ayuda financiera por $ 25.000 millones para la Provincia de Buenos Aires, obras como el soterramiento del Ferrocarril Sarmiento por $ 45.000 millones, la Autopista Ribereña por $ 9.700 millones, la Autopista Illia Bis por $ 1.600 millones, el Metrobus Sur por $ 1.500 millones, la urbanización de la Villa 31 por $ 320 millones, obras de agua y cloacas por $ 1.900 millones y las mejoras de las estaciones suburbanas del Ferrocarril Belgrano por $ 3.000 millones, se ejecutan entre otras inversiones con centralidad en la ciudad más rica de la Argentina, mientras los recursos nacionales destinados a inversiones transferidos a las provincias del norte disminuyeron del 46,3% en el 2015 al 33,9% en el 2016”.

Gialluca señalo que “Cano hace una enumeración de hechos que son inaceptables como por ejemplo devolución progresiva: de las retenciones a los productores de soja del norte argentino; recuperación del diálogo institucional con todas las administraciones locales sin importar su signo político; incremento del cupo de bioetanol en nafta; definición de una política sucro alcoholera para incentivar la producción de energías alternativas y generar consensos entre todos los actores de la actividad; elaboración de un plan integral para el desarrollo de la PUNA con el consenso de los gobernadores; incentivo de la producción de energía solar y a través de la biomasa en el NOA y en el NEA con la asignación de fondos específicos; más de 100 proyectos de intervención directa para mejorar las condiciones de hábitat de las poblaciones más vulnerables; incorporación de 100 mil norteños a los beneficios de la Asignación Universal por Hijo y de más de 100 mil jubilados de la región a la Reparación Histórica”.

Incluso alude a  “inversiones en aeropuertos para duplicar la conectividad aérea con la apertura de nuevas rutas; recuperación de obras viales e hídricas paralizadas por años de corrupción y desidia; priorización de inversiones para la construcción de nuevos caminos y autopistas que ya están en marcha; puesta en marcha de un plan para garantizar agua potable y cloacas a todos los norteños; inicio de la recuperación de la hidrovía con la construcción de nuevos puertos; ejecución eficiente del programa para la recuperación de la red ferroviaria que ya se hace sentir en Salta, Jujuy, Santiago del Estero y Tucumán; compromiso firme para la reapertura del mercado de los Estados Unidos cerrado para el limón tucumano desde hace años; y puesta en marcha de un eficiente política de lucha contra el narcotráfico que permitió empezar a desarmar el complejo entramado que vincula a políticos con el delito. Pero nada, absolutamente nada se dice sobre obras o emprendimientos para Formosa”.