Compartir

El rector de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF), Augusto Parmetler, fue acusado penalmente por un total de 580 alumnos del establecimiento, de los delitos de desobediencia judicial, abuso de autoridad y desacato. La presentación también involucra a los miembros de la Junta Electoral, «designados irregularmente», de acuerdo con el sector opositor a la máxima autoridad universitaria.

El desatino que envuelve al mundo universitario de Formosa, parece haberse trasladado, definitivamente, a los estrados de la Justicia nacional, con una seguidilla de denuncias contra Parmetler, acusado, indefinidamente, de ser el ideólogo de los sucesos del 24 de agosto, cuando varios docentes, estudiantes y trabajadores fueron agredidos brutalmente por desconocidos, impidiendo a muchos de ellos participar del acto comicial.
La presentación de estos estudiantes, que representan a poco más del 5% de la población estudiantil de la UNaF, viene a fortalecer el criterio que sostienen varios sectores, para quienes el rector incurrió en desobediencia judicial, y en abuso de autoridad.
Para sustentar la desobediencia, le plantean al juez el recurrente accionar de Parmetler en contra de varios resolutorios judiciales, sobre todo vinculados con las elecciones.
El abuso tiene que ver con los tantos hechos de violencia que se vienen observando en la universidad, con la participación de desconocidos, traídos para impedir actos eleccionarios, principalmente.
Rocío del Carmen García, Juan Agustín Sosa y Miguel Daniel Sosa, miembros de la Junta Electoral, junto al rector deberán defenderse de acusaciones pesadas, mientras la misma Justicia resuelve otras causas relacionadas con la gestión de Parmetler.