Compartir

Vecinos que residen en Banco Payaguá, población situada hacia el sur este de la provincia, a unos 70 km de la capital, continúan recibiendo atenciones sanitarias integrales a cargo de un equipo de salud conformado por profesionales y agentes sanitarios del Hospital de la localidad de Mansilla.

Un nuevo operativo de completas prestaciones de salud fue llevado a cabo para atender a las demandas de las familias que se encuentran transitoriamente aisladas, debido al desborde del río que bordea esta comunidad y el avance del agua hacia las casas.

El equipo de salud se trasladó hasta el lugar para estar más cerca de los vecinos que actualmente están pasando esta situación adversa “acercándoles los distintos servicios y profundizando el cuidado de la salud de cada uno, algo muy importante en este contexto de emergencia hídrica”, enfatizaron los responsables del accionar.

Desde distintas especialidades, las atenciones realizadas abarcaron “a bebés, niños, adultos, que se acentúan en las embarazadas y los enfermos crónicos (diabéticos, hipertensos, asmáticos, alérgicos). Además de las consultas y evaluaciones, fueron solicitados análisis y otros chequeos médicos.

Igualmente se puso en marcha el servicio de vacunación con la aplicación de las dosis faltantes en cada edad y teniendo asimismo en cuenta las condiciones de salud de cada persona para la respectiva actualización de los carnets.

“Especialmente se concientizó a los grupos de riesgo en la importancia de aplicarse las vacunas de la campaña de Invierno 2019: antigripal, triple bacteriana acelular y antinuemocócica para prevenir una serie de enfermedades respiratorias que en esta época del año aparecen con mayor frecuencia y que además están asociadas a los contextos de inundaciones”, comentaron desde la dirección del hospital a cargo.

Al mismo tiempo, fueron  entregados cajas de leche, repelentes y medicamentos según prescripción médica. “Estamos dando esta asistencia de manera ininterrumpida, visitando a las familias periódicamente. Esto se va repetir de modo planificado y respondiendo a las necesidades que se vayan presentando hasta que la situación mejore porque el objetivo es que a pesar del anegamiento, los vecinos estén atendidos con la cobertura de salud completa y al día”.