Compartir

El gobernador del Chaco Domingo Peppo destacó la integración entre ambas provincias y el rol fundamental del empresariado que apuesta al trabajo, arriesgando inversión “sobre todo en agricultura con factores que no son manejables como el clima y que ponen en riesgo toda una cosecha”.

“Los conozco a los Linke, es una familia del Chaco, emprendedora, productores de punta, con las últimas tecnologías que existen en el mundo, anualmente viajan para ver lo que pasa en el mundo, para poder desarrollarlo” contó.

Se calificó a sí mismo como defensor del cultivo del algodón, que debió sortear la plaga del picudo y de a poco resurgir gracias al trabajo de entidades como el INTA, que introdujeron tecnología y desarrollo para conseguir buenos rendimientos.

“En el 2015 cuando me hice cargo del gobierno, la intención de siembra era de 80 mil hectáreas en manos de pocos productores, hoy son 200 mil además en manos de casi mil productores, esa intención de siembra dice que el algodón vuelve a ser negocio para el pequeño y mediano, y también para el productor a escala que es el que desarrolla todo esto a los niveles de rendimiento que se tienen” graficó.

“Es la Argentina que está esperando para pegar un salto muy importante, así como están los Linkes y seguramente hay muchos empresarios formoseños que  siguen apostando al empleo, inversión y trabajo, en el Chaco me toca cada dos semanas un empresario, industrial, para decirme que está invirtiendo para crecer, a ellos tenemos que valorarlos, porque en el contexto de inflación, dólar, devaluación, riesgo país, apostar al riesgo de un emprendimiento que genera empleo y trabajo es para destacar, pero es la esencia de nuestro Norte Grande” contó.