Compartir

En atención a la “suba permanente de los productos” que se comercializan en nuestro medio, en la región y todo el país, la Defensoría del Pueblo de la Provincia expuso ante el titular del Plan Belgrano y lo propio con el ministerio de Transporte acerca de que “somos nosotros los encargados de poner en condiciones la Hidrovía Paraná – Paraguay, con trabajos de dragado, de balizamiento y otros, para que sea la misma utilizada exclusivamente por la Flota Mercante del Paraguay ya que la nuestra no existe. Y ante esta situación para dar mejor y mayor actividad a nuestros puertos, se hace indispensable que se adopten las medidas necesarias para que nuestra flota mercante fluvial se ponga en funcionamiento y con ello disminuir los costos de fletes, manejando así otra vía de transporte que se ha dejado de lado”.

Incluso se expone acerca de la necesidad de esto “hasta tanto se reactive el Ramal C25 como una alternativa para Formosa y la región, principalmente del NEA”.

El Ombudsman José Leonardo Gialluca denuncio que “actualmente nuestro país paga fletes entre USD 3mil y 5 mil millones anuales por este concepto, dinero que se va del país y en donde en la actualidad Paraguay es la tercera flota fluvial mercante del mundo y la mayor de América Latina con 277 remolcadores y 4.500 barcazas”.

En  las peticiones formuladas también se hizo hincapié en la necesidad de que “se apruebe de una vez por toda las Leyes de Promoción de la Marina Mercante Argentina creando un régimen de incentivo y desarrollo de la industria naval, ya que las diferencias impositivas entre los países hace por ejemplo que mientras en la Argentina la carga total llega al 77% en Paraguay es del 37%.” De ahí que considere un imperativo “crear como se tiene contemplado un Registro de Armadores Nacionales y otorgar beneficios tributarios y ponernos como objetivo captar el mayor tráfico de la Hidrovía Paraná – Paraguay lo que redundara en beneficio de las empresas, de las PyMES, y también de los consumidores que podremos acceder a productos más baratos ya que las asimetrías existentes con países vecinos en lo que hace a la alícuota de ganancias es muy fuerte como así también el impuesto al cheque y los combustibles que continúan subiendo”.

“Aquí es necesario que intervengan las autoridades nacionales y el Congreso de la Nación ya que como provincia fronteriza vemos que el Paraguay el IVA es del 10% y no pagan ingresos brutos , eso lleva a una competencia desleal y a que los consumidores se vuelquen a realizar  las compras en comercios de países vecinos, lo que también repercute en el auge del comercio informal en nuestra provincia y en todo el NEA, donde ya vienen desde otras lejanas jurisdicciones únicamente a gastar el dinero en locales extranjeros, haciendo que nuestros comercios que pagan impuestos y cumplen con los Convenios laborales vayan desapareciendo día a día”.