Compartir

Tras las afirmaciones del titular de la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay SA (Essap), Osmar Ludovico Sarubbi Gamarra, exponiendo los altos niveles de contaminación de las aguas del rio Paraguay, desde la Defensoría del Pueblo de la provincia se pidió con carácter de “muy urgente” la intervención a la Cancillería Argentina y a los ministerios de Salud y lo propio al de Ambiente de la Nación.

“Existen unos 36 emisores de desechos cloacales que desembocan directamente en la bahía de Asunción para terminar en el río Paraguay, que igualmente mantiene los mismos niveles elevados de contaminación”, denuncio Sarubbi Gamarra, de ahí la solicitud del organismo constitucional local para que las esferas federales “acusen recibo de la denuncia efectuada por el responsable de la prestataria de servicios sanitarios del Paraguay, a los efectos de recabar toda la información y pruebas referidas a la misma, así como activar cuantas acciones y mecanismos sean necesarios a los efectos de que el Gobierno Paraguayo se avoque a dar “inmediata solución” a una cuestión ambiental cuyas consecuencias en la salubridad formoseña son, hasta el momento, “imprevisibles”.

El Secretario Letrado del Organismo de la Constitución, José Porfirio García, remarcó que: “el río Paraguay es un curso hídrico limítrofe, siendo la jurisdicción sobre el mismo compartida con el país limítrofe”. Asimismo, la competencia para la resolución de la temática que se nos presenta, al igual que lo hacemos con “Cateura”, el gigantesco basural a cielo abierto que posee Asunción, la encaramos vía Cancillería Argentina, por ser una cuestión atinente al Derecho Internacional Público y es por nuestro Ministerio de Relaciones Exteriores, a cargo de la doctora Susana Mabel Malcorra, que se deben canalizar las denuncias y reclamos que nuestro país debe realizar al Estado Paraguayo sobre éste particular.

“No obstante lo cual, es necesario, por su especificidad, que participen también el Ministerio de Ambiente de la Nación, a cargo de Sergio Bergman y la cartera federal de Salud, a cargo de Jorge Daniel Lemus, para que se efectúe un monitoreo de las aguas territoriales a lo largo de la costa formoseña a los efectos de determinar, concretamente, si la denunciada contaminación extiende sus efectos sobre la margen argentina del Río Paraguay indicando eventualmente, el grado de incidencia y las medidas urgentes que, desde las áreas del Gobierno Nacional citadas se adopten para preservar la salubridad y el ambiente de los formoseños”, se indico.

Sin perjuicio de lo cual, finalizó diciendo el funcionario, “solicitaremos además la colaboración a las autoridades locales del Ministerio de la Producción y Ambiente, el SPAP y la Empresa Aguas de Formosa, a fin de recabar las pruebas del caso y así abundar con las denuncias y solicitudes de intervención ante las autoridades federales competentes”.

 

EN LA FOTO: Existen 36 emisores de desechos cloacales que desembocan en la bahía de Asunción y terminan en el Río Paraguay