Compartir

A fin de reducir el riesgo de contagios, protegerse y seguir dando a los pacientes las mejores atenciones

Bajo la modalidad de Ciber Salud, una nueva capacitación destinada a la prevención y manejo de COVID-19, fue llevada a cabo en el hospital distrital de Pirané. En este caso destinada a los profesionales del servicio de odontología, una de las especialidades que presenta mayor riesgo de exposición y contagio frente a esta enfermedad.

El COVID-19 es una afección respiratoria de origen viral, que se transmite de persona a persona por medio de las gotas de saliva que se propagan en un radio cercano al hablar, toser o estornudar; y por el contacto con superficies y objetos contaminados.

El cuidado extremo y la higiene en el ámbito de la salud, es sumamente importante. Más aún en el caso de especialidades como la odontología “que debido a los procedimientos que requieren los controles y tratamientos bucodentales, está más expuesta a la contaminación, contagio y transmisión del tipo de coronavirus que causa esta enfermedad”, explicaron desde el equipo de salud a cargo de la capacitación.

En este marco, como se viene haciendo desde principio de la pandemia y declaración de la emergencia nacional, el Gobierno de Formosa, a través del Ministerio de Desarrollo Humano, acentúa la formación y entrenamiento del personal sanitario de las distintas áreas, de los hospitales y centros de salud que se ubican a lo largo y ancho de la provincia, tanto en la capital como en el interior.

En esta oportunidad, odontólogos, técnicos, asistentes dentales y otros profesionales que se desempeñan en el servicio de odontología del nosocomio piranense, recibieron precisas instrucciones sobre: medidas generales y de bioseguridad que deben ponerse en práctica para la prevención, elementos de protección personal (E.P.P), higiene y desinfección de superficies, manejo de pacientes en la sala de espera y en el sector de consultorio.

“Al igual que el resto de los servicios, es fundamental que en el de odontología, los profesionales estén preparados para evitar la transmisión del virus, en todo lo que sea el abordaje de los pacientes, desde la llegada al consultorio hasta su egreso”, señalaron desde la dirección del hospital.

“Además de ampliar los conocimientos ya adquiridos, la capacitación es un buen momento para despejar las dudas, informarse, sumar nuevos saberes, y prepararse lo mejor posible en el manejo y prevención de esta enfermedad. No solo para protegernos como equipo de salud, sino también para resguardar al paciente y dar las mejores respuestas a sus demandas”, agregaron.