Compartir

La Defensoría del Pueblo de la Provincia, remitió una instancia a la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Média (ANMAT) a los efectos de que dicho organismo nacional verifique si las bebidas energizantes que se comercializan en el mercado cumplen con las pautas establecidas por la Ley Nacional Nº 18.284, que estatuye el Código Alimentario Argentino.

En efecto, dicha norma, en su articulo 1388 bis, fija las pautas que deben reunir las bebidas energizantes, denominadas bebidas analcohólicas con cafeína y taurina, en cuanto sus rótulos deben indicar que “no es recomendable” su consumo por embarazadas, personas que padezcan afecciones coronarias y/o mezcladas con alcohol, así como que su contenido “no debe exceder los 20 ml de cafeína por cada 100 ml. de bebida”. La petición se fundó en que, dada las constataciones realizadas por el cuerpo de inspectores del Organismo de la Constitución, se habría verificado que algunas de las marcas del mercado “no informan adecuadamente” a los consumidores respecto de los riesgos a la salud que puede traer aparejado el consumir tales productos. En respuesta a lo solicitado por el Organismo de la Constitución el Director del ANMAT, Matías de Nicola, informó que se harán inspecciones en el mercado a efectos de fiscalizar el cumplimiento de la norma indicada.

Prohibición en locales bailables

Por otra parte, la Defensoría insistirá con la solicitud de sanción de una norma que “prohíba la venta de bebidas energizantes en boliches y locales bailables de la Provincia”. Sobre este particular, el Defensor José Leonardo Gialluca, expresó: “Es una burla lo que puede observarse en algunos lugares recreativos nocturnos. Las personas adquieren bebidas alcohólicas, juntamente con las energizantes y en la misma barra las mezclan. Debido a la consecuencia nociva para la salud, existe una prohibición al expendio de la mezcla, no obstante lo cual, a algún “ingenioso e inescrupuloso empresario” se le ocurrió comercializarlas por separado y otros lo imitaron, prestos a poner sus ganancias por sobre la salud de quienes asisten a sus locales y rápidos para excusarse, en un claro ejemplo de irresponsabilidad social empresaria, encima tienen el tupe de afirmar que ellos no venden la mezcla y que sus clientes son las que la realizan. En este sentido Gialluca remarcó que lamenta no contar con la colaboración de los empresarios de la noche formoseña, no obstante lo cual, insistió en que, desde la Dirección de Salud y Vivienda de la Defensoría, se impulsará la promulgación de una norma que, a la manera que se ha dispuesto en otras jurisdicciones del país, impida la venta de energizantes en los lugares recreativos semipúblicos de concurrencia masiva.