Poblaciones originarias reciben cada semana completos servicios sanitarios

Compartir

Destinados a atender la salud en todas las edades.

Un equipo del hospital de la localidad El Potrillo, se trasladó hasta la comunidad La Brea, donde concretó múltiples servicios de salud, en el marco de las atenciones que brindan los efectores del oeste en las comunidades de su área de cobertura.

Los vecinos originarios que residen en el lugar, recibieron atenciones médicas, consultas obstétricas y controles de enfermería. También se llevó adelante la aplicación de las vacunas del Calendario Nacional Vigente.

Para completar la jornada, se entregaron medicamentos indicados por receta; cajas de leche, polivitamínicos, hierro y ácido fólico para niños pequeños y embarazadas. En tanto, fueron promovidos los hábitos saludables básicos para conservar un buen estado de salud en todas las edades.

Los adultos fueron beneficiados con múltiples atenciones, entre las que se contaron: medición de la tensión arterial, nivel de glucemia y de la frecuencia cardiaca. En los casos necesarios fueron indicados análisis de laboratorio y estudios complementarios como ecografías, electrocardiogramas y otros, especialmente, para los pacientes con enfermedades crónicas como diabetes, e hipertensión, entre otras.

Los más chiquitos de las familias accedieron a los controles antropométricos de peso y estatura, medición del perímetro cefálico y abdominal, los cuales se sumaron a un completo examen nutricional con el objetivo de detectar tempranamente trastornos en el crecimiento.

A lo anterior, se añadieron evaluaciones visuales, auditivas y psicomotoras, revisiones de la piel y otros exámenes establecidos para cada etapa del desarrollo infantil.

Prevención

Al concluir las atenciones, el equipo de salud recordó a las familias las medidas para prevenir el coronavirus, recalcando la importancia del uso del barbijo de manera correcta, el lavado de manos frecuente con agua y jabón, mantener la distancia física con otras personas al salir de las casas, evitar las reuniones, y tratar de no circular, salvo para tareas imprescindibles.