Compartir

Ignacia es una paciente oriunda de Clorinda, que con 55 años de edad recibió la atemorizante noticia de padecer un cáncer ginecológico. Hoy, afortunadamente con el problema resuelto, nos cuenta su experiencia.

“Soy de la ciudad de Clorinda, comencé hace un tiempo con sangrados abundantes que comenzaron a asustarme y en un momento fueron tan importantes que mi familia temió por mi vida. En el Hospital de Clorinda me hicieron una biopsia y se confirmó que se trataba de algo maligno en el útero. Rápidamente pidieron mi derivación a Formosa y en el Hospital de la Madre y el Niño me hicieron una serie de estudios para saber qué tan avanzada estaba la enfermedad. Al principio tuve mucho miedo porque todos me decían que era una situación muy riesgosa por mi sobrepeso, presión alta, antecedentes de cirugías y otros problemas que me explicaban que aumentaban mucho el riesgo de tener que llevarme a quirófano”.

“Finalmente me derivaron al Hospital de Alta Complejidad donde se realizó la cirugía. Yo no me imaginaba como sería, pero aquí me ofrecieron operarme por laparoscopía y eso fue algo muy bueno para mí. No llevo ni 24 hs de operada y ya estoy recuperada, sin dolor y por irme de alta. No tengo palabras para agradecer, al Gobernador por darnos todo esto, al hospital, los médicos, enfermeros, a todos”.

“Ahora sólo me queda cuidarme, hoy vuelvo a Clorinda, todo ha sido muy rápido y ha salido muy bien. Algo que quiero resaltar también es que yo no tengo obra social y desde que ingresé me realizaron todos los estudios y tratamientos sin problemas, a veces uno no sabe la calidad de atención que brindan en Formosa y es bueno resaltarlo porque está al alcance de todos”.

Desde el Servicio de Ginecología informaron: “En su caso se realizó una Histerectomía Radical (retirar el útero o matriz) más Detección de Ganglio Centinela por vía Laparoscópica. Esto es de lo más avanzado para poder identificar el primer ganglio donde drena el tumor por fuera del útero y permite tener una información más completa sin necesidad de retirar todos los ganglios de la pelvis, disminuyendo así un sin número de complicaciones”.

Para finalizar y respondiendo sobre si es un procedimiento habitual en la región, nos decían “No es algo muy frecuente por la necesidad de adquirir una serie de costosos equipamientos y de capacitación específica del personal para efectuarlo. Al hacerlo por laparoscopía, como en nuestro caso, se agregan un montón de beneficios más para la paciente, como la rápida recuperación postoperatoria, menos dolor y menos riesgo de infecciones de la herida quirúrgica entre otros”.

“Afortunadamente en Formosa desde el Gobierno Provincial y el Ministerio de Desarrollo Humano han permitido que nuestro Hospital cuente con el equipamiento necesario para poner al alcance de nuestras pacientes lo mejor en tecnología y brindar al mismo tiempo mayor seguridad quirúrgica y mejor recuperación para su vida normal”.