Compartir

El intendente de San Martín 2, Luis Rivero, del Departamento Patiño, comentó que el fuego que casi ingresa al casco céntrico pudo ser contenido gracias al trabajo en conjunto entre la Policía y el pueblo.

La localidad de San Martín 2 está sufriendo los efectos de la sequía, sumada a la irresponsabilidad humana y los vientos fuertes. Las consecuencias: se lamentaron kilómetros de campos quemados, muertes de ganado vacuno y ganado menor, además de vehículos, alambrados y herramientas que fueron consumidos por el fuego.

“Este miércoles el fuego casi entró al pueblo, pero gracias a la Policía, al cuerpo de Bomberos de la localidad de Belgrano, nuestro pueblo, los jóvenes y los concejales, que trabajamos por horas todos juntos, pudimos controlarlo”, precisó el intendente Luis Rivero.

En este sentido, valoró que no se registren pérdidas humanas pero advirtió que las materiales “son muchas” y que una persona resultó con “quemaduras de consideración” que ya fue tratada en el hospital local.

“Casi todos los campos están quemados, inclusive algunas casas. Es muy difícil luchar contra la voracidad del fuego; todo se complica porque no llueve”, subrayó el jefe comunal.

En este marco, precisó que sólo se registraron 140 mm de lluvia en lo que va del año 2020, siendo que ya deberían ser unos 1000 mm; “Si no tuviéramos el Río del Norte, y las obras que conectan las aguas de nuestros anillados, en este momento estaríamos pasándola muy mal”, continuó Rivero.

Sobre el final, indicó que la localidad sólo cuenta con agua para el consumo humano y que con eso “aguantaremos un poco más”, mientras que a la población rural se abastece a través de la red y con camiones del municipio, “para manejo de hacienda se realiza de manera subterránea por un sistema de bombeo, por pozos y después no hay más agua”, culminó Rivero.