Por no ocupar las viviendas, el IPV desafecta a adjudicatarios

Compartir

El minucioso relevamiento que el IPV viene realizando a fin de determinar la habitabilidad efectiva de las viviendas en el barrio Nueva Formosa por parte de las familias adjudicadas, arroja resultados provisorios de un elevado porcentaje de intimaciones. Sobre las ultimas 407 viviendas entregadas a mediados de noviembre pasado en ese sector de la ciudad, se intimo a 60 adjudicatarios ausentes.

Tras señalarse que ya han quitas de unidades habitacionales por no habitarlas o ventas de las mismas de manera irregular, se advirtió que continuara este proceso de desafectación y recupero de la vivienda por parte del IPV en caso de que los adjudicatarios no se avengan a cumplir con las obligaciones contraídas.

Esta tarea de ejecutar un minucioso relevamiento a fin de determinar la ocupación real y efectiva por parte de los adjudicatarios autorizados por el Instituto Provincial de la Vivienda es la que viene haciendo el organismo en los últimos días. Aunque de acuerdo a lo explicado por la licenciada Lilian Tura, subsecretaria coordinadora general de Adjudicaciones y Control del IPV, esta tarea es algo permanente, “se realiza periódicamente, y en este caso lo que hacemos es verificar que las 407 familias adjudicadas (titular y grupo familiar) en la última entrega que se hizo en Nueva Formosa estén ocupando sus unidades habitacionales”.

 

El administrador del instituto, Marcelo Ugelli , luego de coordinar con la subsecretaria Tura, se dispuso la tarea en terreno por parte de una veintena de profesionales del área Social y de la esfera Legal del organismo.

“Si al llegar a la viviendas y nos encontramos con que está ausente volvemos. Ante signos de que no hay una habitabilidad regular dejamos la intimación correspondiente”, explico la licenciada Tura, añadiendo que “existen detalles a simple vista que determina esta situación de una vivienda no habitada, desde el pasto alto a la conexión o no de servicio como el eléctrico e incluso por los datos que recabamos de los propios vecinos de casas linderas”.

Incluso informo que ante una situación de estar acometie4ndose trabajos de mejoras o ampliaciones les pedimos que se acerquen a la sede del organismo en el barrio que atiende los días hábiles de 8 a 12 y de 16 a 18.

 

Desafectación

 

“Si soy adjudicatario de una vivienda FONAVI tengo la obligación de ocuparla en tiempo y forma, es el deber que le cabe. En caso de no hacerlo, la misma ley establece el inicio inmediato del trámite para la desafectación al adjudicatario y el recupero de la unidad habitacional por parte del instituto”, subrayo la responsable de Adjudicaciones y Control del IPV.

Indico asimismo que “la unidad recuperada pasa a formar parte del banco de viviendas y ser parte de un nuevo grupo a ser sorteado”

 

Dejo en claro que “si no ocuparon en el lapso de 90 días de haber recibido su vivienda, y no informaron de ello, ya que pudiera existir alguna causa entendible por salud o determinada cuestión en particular, directamente pasa a intervenir el área Legal del IPV”.

Consultada acerca del tiempo en que puede darse esta situación de desafectación de la vivienda adjudicada tras todos los pasos de intimación establecidos según marcan las normas y el no cumplimiento por parte del adjudicatario, estimó que en el “lapso de una semana”.

Expuso Tura que el resultado parcial del relevamiento hecho sobre las 407 viviendas “determino un elevado porcentaje de ausentes, pero lo que más llamo la atención es que debimos dejar 60 intimaciones para la ocupación de las viviendas. Si no se ajustan a cumplimentar con su obligación, iniciaremos los trámites de desafectación y recupero de esas unidades”.