Presidente de asociación nacional de estudiantes de ingeniería civil valoró obras locales

Compartir

Diego Galindo, presidente de la Asociación Nacional de Estudiantes de Ingeniería Civil y Luciano Bobrowski  vicepresidente de la entidad, estuvieron en Formosa participando de jornadas estudiantiles desde el jueves al sábado.

En la oportunidad pudieron conocer la ciudad y recorrer algunas obras de importancia, como el Hospital Interdistrital Evita, próximo a inaugurar.

Ambos resaltaron la calidad de la obra y se mostraron maravillados con la construcción en general en Formosa, donde predominan los edificios a escasa altura, con predominio de la vegetación.

“La calidad de evento fue muy bueno, lo que hemos visto fue muy productivo. Fuimos al hospital que se está armando, quedamos maravillados, no lo había visto nunca, menos en mi ciudad (Rio Gallegos). Es una muy linda obra, después fuimos a un edificio, para ver técnicas constructivas, el ingeniero nos dio consejos que aprovechamos muy bien” señaló Bobrowski.

Agregó que “Me llama la atención la construcción de Formosa que no predominan los edificios en altura, buscan mimetizar los edificios con la naturaleza, es algo que me impacta porque en mi ciudad no se puede hacer. Veo una ciudad ordenada y que combina los dos factores, responde a un diagrama  y a una organización de la ciudad. Volvería varias veces más”.

Por su parte  Galindo dijo que el Hospital Evita “por fuera no se busca mostrar lo que verdaderamente es. Cuando recorrimos el hospital, su equipamiento, toda la región está declarada región sanitaria hace al compromiso de la gente que ejecuta obras. El hecho de que haya en Formosa las dos únicas cámaras hiperbáricas del país nos demuestra que cuando se quiere se puede, y cuando se puede dar más de lo que se pretende. Jamás había visto un hospital con patios internos, eso para el trabajador y para el enfermo, le genera otro clima y otra predisposición”.

Señaló Galindo además que “Urbanísticamente creo que Formosa está muy bien estructurada, es lo que me llevo, en Tucumán el tráfico es un caos, cuando ingresás al microcentro no se puede avanzar, las calles destruidas, las obras de saneamiento complicas, me gustó mucho como lo plantearon acá, y el hospital fue algo novedoso para nosotros. En Tucumán los hospitales son instalaciones antiguas, con equipamientos escasos para el tratamiento médico, nunca había visto una cámara hiperbárica. Formosa es mucho más grande de lo que aparente ser”.