Compartir

Niños que concurren a la escuela primaria privada “San José Obrero” de esta capital, se beneficiaron con un nuevo operativo de libretas de salud escolar en el que se llevaron a cabo numerosos controles integrales a fin de corroborar el estado de salud.

En este accionar, los destinatarios fueron los alumnos que asisten al 6° grado de este nivel primario, quienes recibieron atención médica integral que abarcaron: controles antropométricos (medición de peso y talla), diversos exámenes pediátricos clínicos y físicos, controles odontológicos, y chequeos auditivos y visuales, entre otros.

En tanto, fueron controlados los carnets de vacunación y se aplicaron las vacunas correspondientes a cada edad. “En algunos casos se completaron esquemas y en otros fueron iniciados”, comentaron los vacunadores. Y agregaron que el hincapié fue puesto en la aplicación de las vacunas HPV y meningocóccica, “las cuales deben aplicarse por indicación del calendario vigente a los 11 años tanto en niñas como en varones”.

La instancia de vacunación fue además acompañada con consejos acerca de “la importancia que tiene la protección que brindan las vacunas para la salud, no solo en la niñez sino en todas las edades”. Y se invitó a los padres presentes que acompañaron a sus hijos a los controles “a  acercarse a nuestra salita para poner al día todas las vacunas de la familia”.

El operativo fue concretado por un equipo del centro de salud del barrio San José Obrero, encargado también de la cobertura sanitaria de los conglomerados aledaños, a través de los servicios y prestaciones en el propio efector; sumando además acciones programadas en terreno con visitas casa por casa, escuelas y otras instituciones con el objetivo de acercar a los vecinos los numerosos servicios gratuitos para cuidar su salud y mejorar la calidad de vida de la comunidad en general.

HPV

El ministerio de Desarrollo Humano formoseño recuerda a la comunidad que la vacuna contra el  HVP es una herramienta muy eficaz que permite inmunizar a niñas y niños de 11 años contra el desarrollo del cáncer de cuello de útero en una edad futura, debido a que previene al virus del papiloma humano –asociado además a los cánceres de pene, ano, vagina y boca.

El calendario de vacunación vigente establece la aplicación de dos dosis a todos las niñas y niños de 11 años con un esquema de 1° dosis y la 2° dosis a los seis meses de la primera, reiterando que “Es fundamental la aplicación de las 2 dosis de la vacuna para que la protección sea efectiva”.