Compartir

Expresiones de mucho dolor por la triste noticia del fallecimiento del ministro de Cultura y Educación de la provincia de Formosa, el doctor Alberto Marcelo Zorrilla.

El titular de la cartera educativa provincial murió este martes 20 de julio en horas de la madrugada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Al respecto, en declaraciones a AGENFOR, el subsecretario de Cultura de la provincia, Alfredo Jara, recordó cuando entre sus acciones realizadas “con amor y sobre todo al pueblo” en su larga trayectoria pública, había formado parte del incipiente Programa de Asistencia Integral del Pequeño Productor Agropecuario (PAIPPA), que posteriormente pasó a ser Instituto con el devenir de su desarrollo.

“Creó la escuela del PAIPPA; recuerdo que trabajaba con títeres, músicos y murgas, enseñando y valorando la importancia de la tierra para producir de manera orgánica y comercializar por un precio justo que dignificara tanto al productor como al consumidor”, destacó.

En esa línea, sumó también lo que fue su paso como ministro fundante del Ministerio de la Comunidad, donde tuvo a su cargo la organización de esa cartera, distinguiendo que “nunca perdía ni su alegría ni su entusiasmo, ni su compromiso”.

Al mismo tiempo, enumeró que el ministro de Educación “tomó los principios que permanentemente manifestaba el gobernador Gildo Insfrán, sobre la necesidad de tener una educación inclusiva, de valor, de calidad, donde se cambiaran los paradigmas y se prestara atención a lo socio-afectivo, del desarrollo de capacidades”.

Por todo ello, al despedirlo, sostuvo Jara: “Es Alberto y hablo en presente, porque las personas que tienen ese compromiso y ese amor por su tierra y nuestro pueblo, no se van nunca sino que habitan en nuestros corazones”.

Duro golpe

“Fue un golpe muy fuerte el que hemos tenido desde muy tempranas horas de este martes”, dijo entre lágrimas la directora de Nivel Inicial de Educación,  Olga Lotto, en declaraciones a AGENFOR.

Muy golpeada, contó que “tuve la gran suerte de acompañarlo desde el año 1994 en los distintos lugares que fue ocupando”.

“Creemos de que él estará descansando, porque así se lo merece, trabajó hasta el último día de su vida”, subrayó y agregó: “Toda la educación está de duelo profundo, porque realmente lo sentimos como una persona que siempre se ocupó de toda la docencia”.

También destacó su personalidad al marcar que “nunca tenía un no”, citando a modo de ejemplo que “cuando trabajamos en uno de los pueblos del oeste en el interior, él con todos siempre tenía un saludo ya sea cuando se acercaba a los hermanos originarios como a los criollos”.

Finalizó diciendo que “es un Día del Amigo diferente que quedará grabado para siempre en el Ministerio de Educación”.