Compartir

Se llevó a cabo en el hospital de la localidad de Clorinda “Felipe Cruz Arnedo” y el tema central fue como mantener una alimentación durante el invierno.

La charla estuvo destinada a los pacientes y vecinos de la comunidad en general y mediante la misma, se brindó información sobre los beneficios que aporta a la salud integral el consumo diario de alimentos sanos “algo que debe sostenerse cada día del año” y también sobre “lo que todos debemos tener en cuenta para la ingesta de alimentos en el invierno, época del año en la que tendemos a ingerir de manera desmedida más calorías”, explicaron.

Los organizadores del encuentro fueron profesionales del servicio de nutrición del hospital distrital, a quienes se sumaron otros de las distintas áreas entendiendo que “la salud del paciente requiere de un abordaje integral en el que todos, cada uno desde su especialidad aportamos nuestro granito de arena en la construcción de una persona saludable y el mantenimiento de una buena calidad de vida”, aseguraron desde la dirección del nosocomio.

En esta línea recomendaron “no descuidar la alimentación”, asegurando siempre la ingesta de alimentos sanos “ricos en nutrientes esenciales y bajos en azúcares y grasas saturadas”. Entre el primer grupo citado, hicieron hincapié en las frutas y verduras, insistiendo en que “deben estar distribuidos en las cuatro comidas del día, y la mayor parte del plato deben ser porciones de frutas y verduras”.

Mientras que sobre el grupo de alimentos que ingeridos en exceso pueden comprometer la salud, mencionaron: chocolates; facturas, tortas y otras preparaciones con harinas y azúcares; golosinas, bebidas calientes con agregados de crema “que son frecuentes en los desayunos y meriendas”. Añadiendo que “si bien son muy ricos, debemos medir su consumo porque contienen sustancias que si se acumulan en exceso, con el tiempo pueden ocasionar patologías que comprometen nuestra salud”.

Actividad física

Finalmente, el equipo expositor reiteró la necesidad de la práctica de actividad física “al menos por media hora diariamente”, insistiendo que debe ser sostenida en el tiempo ya que ayuda a mejorar “todo nuestro metabolismo y a eliminar las sustancias tóxicas que acumulamos innecesariamente”.

Añadieron asimismo que poner el cuerpo en movimiento favorece al mismo tiempo “a la oxigenación y a la circulación sanguínea” y tiende a mantener el control de diversas patologías “especialmente las crónicas como: diabetes, hipertensión, sobrepeso, obesidad, y otras de riesgo cardiovascular”.