Compartir

Vecinos de la localidad de Subteniente Perín, situada hacia el centro sur de la provincia, participaron de una charla en la que se informaron sobre la importancia de la alimentación saludable para cuidar la salud en general, prevenir enfermedades y mantener una buena calidad de vida.

La misma fue organizada por el servicio de nutrición del hospital local y dirigida a la comunidad con el objetivo de fomentar hábitos saludables en todas las edades, desde la niñez hasta la edad adulta, insistiendo en la buena alimentación como una de las más beneficiosas prácticas cotidianas.

A lo largo del encuentro, los nutricionistas acentuaron en la incorporación de mayores porciones de frutas y verduras a las comidas como uno de los puntos principales. También en la necesidad de cumplir con las cuatro comidas del día –desayuno, almuerzo, merienda y cena- distribuyendo todos los grupos de alimentos para asegurar la ingesta necesaria de nutrientes que aporta cada uno.

Del mismo modo recomendaron el consumo de abundante agua a lo largo del día “al menos 2 o 3 litros, bebiendo incluso en los momentos que no sentimos sed”.  Al respecto recordaron evitar las gaseosas y juegos envasados, ya que contienen un alto contenido de azúcar que es perjudicial para la salud.

Por otra parte, se dieron ejemplos de cómo combinar los alimentos para aprovechar al máximo sus nutrientes específicos, y explicaron como deben distribuirse las porciones en el plato a la hora de comer.

Asimismo, instaron a evitar el consumo de alimentos con altos contenidos de grasa, azúcares, hidratos y sal. Para esto sugirieron evitar los alimentos envasados, embutidos, snacks, golosinas y otros de elaboración industrial. “Es mejor siempre elegir las preparaciones caseras, sin conservantes ni excesos de sal; lo mismo con los jugos naturales”, señalaron.

Acerca de las enfermedades que pueden prevenirse a través de la alimentación saludable, mencionaron que pueden ser varias. Sin embargo, remarcaron las denominadas Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT) como por ejemplo: diabetes, hipertensión, sobrepeso, obesidad, cardiovasculares, entre otras.

Finamente, comentaron que la alimentación sana debe estar siempre acompañada de otros hábitos para desarrollar una buena salud integral. Entre estos citaron: la práctica de actividad física regular, controles y chequeos médicos periódicos, tener el calendario de vacunas al día, evitar el tabaco y el exceso de alcohol.