Compartir

Como viene sucediendo durante todo el año, en la semana se concretaron en diferentes barrios de la ciudad nuevas jornadas de prevención del vector del dengue, chikungunya y zika, mediante las cuales se insiste en mantener cuidados en el hogar para evitar la presencia de mosquitos.

Un equipo de profesionales del Ministerio de Desarrollo Humano provincial viene recorriendo instituciones educativas y otros centros comunitarios, poniendo en práctica encuentros en los que se abordan temáticas preventivas y se enseñan simples cuidados a poner en práctica en las casas.

En los últimos días, los mismos tuvieron lugar en la Escuela primaria N° 17, Jardín de Infantes N° 9 y Centro de salud del barrio El Pucú; así como en el comedor infantil “Amarte Caacupé” del 7 de Mayo y en el Jardín de infantes N° 7 del Simón Bolívar.

En las escuelas se cuenta con la participación de niños de distintas edades, los que junto a sus docentes reciben información detallada de medidas preventivas, utilizando estrategias didácticas, videos y otros elementos para una simple comprensión de las temáticas.

Mientras que en los centros de salud y centros comunitarios, se invita a formar parte a pacientes y vecinos de cada zona. En las salas de espera de los efectores y en los comedores, por ejemplo, se reúnen los profesionales con las madres y padres con el fin de brindar sencillos consejos para mantener alejados a los mosquitos.

Acerca de este tipo de encuentros, desde la cartera sanitaria formoseña explicaron que “se conversa con la comunidad, se explica a los niños y se habla a los vecinos orientándonos a la prevención de las enfermedades de dengue, chikungunya y zika, apuntando a la eliminación del mosquito vector, el Aedes aegypti”.

“Esto se debe a que la mejor forma de evitar estas tres enfermedades es eliminando al mosquito que actúa de vector, por eso debemos concientizar a la ciudadanía para que no permita que este insecto se reproduzca en las casas”, aseguraron.

Cuidados

En las charlas-talleres los especialistas remarcan que el mosquito no se encuentra en ríos, riachos, lagunas u lugares con agua sucia, sino que por el contrario se reproduce en sitios en donde se acumula agua limpia, quieta y con sombra cerca de las casas.

En esa línea, se recuerda a los pequeños la necesidad de instaurar en los hogares prácticas cotidianas que apunten a eliminar todos los objetos que puedan contener o acumular lluvia de agua o que se riega en los patios.

Se deben limpiar cacharros, planteros, baldes y otros cada dos días. Además, se deben tapar bien las cisternas y aljibes; las canaletas y los bebederos de los animales también son muy peligrosos, debemos tener mucho cuidado y descacharrizarlos cada dos días.