Compartir

El director de Epidemiología y del Hospital Central, Mario Romero Bruno, describió cómo es el uso correcto del barbijo y quiénes deben utilizarlo en el contexto del aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia. Lo hizo este viernes en el marco de la conferencia de prensa del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19.


En primer lugar, el funcionario de salud indicó que los transportistas que ingresan a la provincia y las personas que reciben las mercaderías o elementos esenciales, tienen la obligación de utilizar barbijos para su circulación.


Seguidamente, Romero Bruno, especificó que existen distintos tipos de barbijo. Por un lado el “tri-capa” o “sanitario”, que es exigible como medida de bioseguridad al personal de salud y de las fuerzas de seguridad; y el otro, que cobró uso en esta pandemia, es el de fabricación casera.


“El rol del barbijo fundamentalmente es evitar la transmisión, es más altruista porque estamos usando barbijo para proteger más al otro de lo que en realidad nos puede proteger a nosotros”, señaló el especialista.
Y fundamentó: “En una persona que tiene el virus y no usa barbijo, hay un 70% de probabilidad de transmisión si está a menos de 1, 50 metros; pero si esa persona usa barbijo, hay un 5% de probabilidad de contagio. Y si las dos personas usan barbijo, hay el 1,5%, o si la persona está dentro de la casa es de 0%”.


Además, el médico aclaró que la utilización de este elemento de seguridad e higiene no reemplaza al lavado de manos frecuente, al distanciamiento social ni a ninguna de las medidas de protección que se recomiendan.


“Si lo usamos mal, se transforma en un elemento inclusive infeccioso. Si lo usamos por debajo de la nariz, en el cuello, no tiene ningún sentido. Lo correcto es tapar la nariz, la boca, ponerlo por encima del puente de la nariz y tratar que no haya ingreso de aire por ninguno de los costados”, precisó.


En el caso de hacer uso de los barbijos “caseros”, recomendó que sean de tela doble y tengan bien identificadas las partes que van por adentro y por afuera, porque en caso de ponerlo al revés “estamos poniendo las bacterias directamente del lado de adentro”.

Respecto a la colocación, Romero Bruno graficó que primero ingrese el mentón, luego subirlo hasta el tabique de la nariz y pasarlo por atrás de las orejas para atarlo o acomodarlo en el caso de que sea con elásticos.

“Una vez colocado no hay que tocarlo constantemente, uno lo coloca y lo usa por lo menos dos o tres horas”, expresó el especialista y agregó: “Si lo va a usar correctamente tiene que ponérselo antes de salir de la casa, y sacárselo cuando entra a la misma”.


Por otro lado, resaltó que antes de colocarlo y cuando se deja de utilizar el barbijo, la persona se debe desinfectar las manos. Y en el caso de que el barbijo se reutilice, debe guardarse en una bolsa plástica o de cartón y lavarlo con agua tibia o caliente, con jabón.


Por último, Romero Bruno sostuvo que el uso del elemento “no está indicado en menores de 2 años o en personas que tengan dificultad respiratoria para usarlo. Sí o sí deben usarlo las personas que tienen síntomas respiratorios, no sólo de coronavirus, sino cualquier virus que está circulando”.