Compartir

El “ciclo virtuoso” que genero el programa Nutrir fue destacado por el ministro de la Producción y Ambiente, Raúl Quintana, señalando que “por un lado se fortalece esa gran empresa social conformada por paipperos, y al mismo tiempo, se asegura el aporte nutricional a las familias en situación de vulnerabilidad. El estado está atendiendo dos extremos mus sensibles, sobre todo en este complejo escenario que transita el país”.

Fue ponderado el hecho de que “ese alimento en el que los paipperos ponen tanto trabajo y esfuerzo le esté llegando a los que más necesitan tiene una connotación muy valiosa. Y es que estos pequeños productores que años atrás se los asistía con módulos alimentarios, son ahora los que proveen lo producido para los bolsones nutricionales que están recibiendo las familias humildes de la ciudad”.

Pondero al “estado generador de una economía social comprándole su producción y a la vez hace acción social a favor de las familias que necesitan. Esto es hacer política con inclusión y justicia social”.

Acentúo el ministro que “se ha dado toda una dinámica socio-económica en muchas plazas rurales, con municipios fuertemente involucrados y organizando junto a la familia paippera toda la logística y ciclos productivos de determinadas variedades de sembradíos ante la demanda generada”.

«Hoy en día lo que ponemos en valor es que podemos ver en cada pueblo, localidad, calle y ruta donde estamos trabajando los productos que van saliendo del campo que van directamente a una plaza, un mercado, un centro comunitario a ser comercializados o a los lugares donde más se necesitan», significó el funcionario.

Hizo notar que «de cualquier lugar de los pueblos, de las cercanías de la ciudad capital o de las lejanías, están llegando productos que van directamente a la gente que hoy no está pudiendo cumplir con todas las compras que hacía antes; ahí aparece esa mano solidaria inmediata que fue ideada por el doctor Gildo Insfrán que es el Plan Nutrir, bajo el concepto de que ningún formoseño debería estar con problemas alimentarios».

«Nuestra soberanía alimentaria trabajada en el PAIPPA y hoy ya con una soberanía nutricional porque no es que estamos dando cualquier alimento, sino que se trata de productos de altísima calidad y que están formulados por nutricionistas para que ese alimento sea la base para una buena salud», subrayó el doctor Quintana.