Compartir

La mañana del lunes se vio conmovida por la decisión de un joven de 15 años quien se subió a una antena de unos 100 metros ubicada en la manzana 25 del barrio Namqom de esta ciudad. El rescate fue exitoso, demostrando una vez más el profesionalismo del Cuerpo de Bomberos.

El chico de 15 años trepó a la antena y desde allí amenazaba con arrojarse al vacío. Al lugar concurrió rápidamente el Grupo Especial de Rescate (GER) perteneciente al Cuerpo de Bomberos de la Policía de Formosa, efectivos de la Subcomisaría jurisdiccional, una ambulancia del SIPEC, el jefe de la Delegación de la Unidad Regional Uno Distrito Cinco.

En el sitio efectivamente se encontraron con un joven que ya se encontraba en la antena de unos 100 metros de altura aproximadamente, y al observar la presencia de los uniformados, continuó subiendo hasta llegar al extremo superior.

El jefe de Bomberos dispuso que rápidamente los rescatistas se coloquen los arneses de seguridad, se emplazó una sábana de salto como medida de seguridad, para luego disponerse a subir con cabos de seguridad, mosquetones, casco y un rollo de cuerda especial utilizado para rescate.

Tras dialogar con el joven para que desista de su actitud, los rescatistas lograron tomar al chico y asegurarlo utilizando elementos idóneos y la cuerda. A partir de ese momento se inició un descenso muy lento.

En un momento dado teniendo en cuenta el cansancio y el estrés, el adolescente se desmayó, quedando suspendido con los elementos que le colocó el personal del GER.

Al cabo de unas dos horas, llegaron a tierra firma, donde el personal del SIPEC coloco al joven en una camilla y procedió a trasladarlo en la ambulancia hasta el Hospital Distrital 8 de la zona norte de esta ciudad.0

En torno al caso el personal de la subcomisaría del barrio inició un Expediente Judicial con intervención de la justicia.

En el lugar, familiares y vecinos del joven agradecieron a la policía la rápida y eficaz actuación que permitieron salvar su vida, abrazando a los oficiales que actuaron.