Compartir

La doctora Analía Rearte, directora de Epidemiología e Información Estratégica del Ministerio de Salud de la Nación, destacó la estrategia sanitaria de la provincia de Formosa, la “impresionante” infraestructura hospitalaria y el compromiso del personal para enfrentar la pandemia.

En diálogo con la Agencia de Noticias Formosa (AGENFOR), sostuvo que con Formosa se trabaja de manera mancomunada desde el inicio de la pandemia del COVID-19, remarcando que su visita a la ciudad capital en mayo pasado fue “muy productiva”.

“Conocer y ver cómo se trabaja más allá de los Zoom y las llamadas telefónicas fue fundamental, no sólo para mí, sino también para toda la comitiva de la Nación”, subrayó la funcionaria, quien en esa oportunidad estuvo acompañada por la asesora de la Subsecretaría de Integración de los Sistemas de Salud y Atención Primaria, Victoria Enríquez, entre otros.

Relató que durante su estancia en Formosa “estuvimos muy contentos y sorprendidos por todo lo que vimos”, como por ejemplo “los hospitales y los Centros de Alojamiento Preventivo (CAP) hasta la informatización que tienen para la recolección de datos, las historias clínicas, los resultados de los hisopados, entre otros aspectos”.

Hizo notar que ello “no es muy frecuente” en otras jurisdicciones del país, por cuanto “no todas las provincias tienen esa capacidad” que posee Formosa, además de ponderar que “la hospitalidad, el recibimiento y la facilidad de trabajar de manera bilateral nos hizo muy bien a todos”.

Del mismo modo, subrayó que “la infraestructura hospitalaria de Formosa que hemos recorrido es impresionante”, mencionando el Hospital de Alta Complejidad (HAC) y el Interdistrital Evita.

También puso de resalto “el compromiso del personal de salud”, ya que “si bien la infraestructura es importante, cuando se ve a los enfermeros, los médicos y las personas que atendían en los CAP se aprecia el compromiso a flor de piel para con la situación”.

Manejo de la pandemia

Al referirse al manejo de la pandemia de Formosa, la doctora Rearte evaluó que “el año pasado la provincia tuvo muy buenos resultados”, resaltando que “fue una de las que menos casos y fallecidos tuvo”.

“Por supuesto que tomar medidas de control generan esos resultados epidemiológicos a veces pueden ser no bien recibidas, pero son decisiones que se toman conociendo a la población y buscando siempre lo mejor”, esclareció la especialista.

Recordó que “cuando fuimos estaban experimentando un brote muy importante”, por lo que “nos juntamos con los equipos, los infectólogos, epidemiólogos, enfermeros y las demás áreas del Gobierno” para fortalecer la respuesta del sistema de salud y acentuar las estrategias ante la segunda ola del COVID-19.

“Realmente el nivel de análisis y compromiso más allá de los resultados, nos dejó muy tranquilos”, aseveró, realzando que “Formosa tiene muy buenos equipos técnicos manejando las cosas”.

Nivel país

Asimismo, al analizar el actual contexto sanitario, la funcionaria nacional precisó a esta Agencia que “hace ocho semanas estamos en un descenso continuo del número de casos a nivel país”.

Con algunas diferencias regionales, “en general todas las provincias están experimentando un descenso después de ese pico tan alto de la segunda ola que nos afectó de una manera muy intensa, con una cantidad muy importante de personas internadas y fallecidos”.

Las medidas implementadas desde el Gobierno Nacional, principalmente esos nueve días de aislamiento estricto, “fueron muy positivas porque a partir de ahí empezó el descenso de casos y por suerte se pudo mantener”.

A ello se sumó el importante aumento en las coberturas de vacunación en todo el país. “Estas dos cosas combinadas hacen que estemos hoy donde estamos”, destacó la doctora Rearte.

Sin embargo, recalcó que “si bien estamos muy contentos porque hace ocho semanas que estamos bajando, esto no terminó”.

En ese sentido, instó a que “entre todos sigamos cuidando los logros”, ya que “rápidamente” puede producirse una suba en el número de casos que ponga en tensión al sistema de salud.

“En dos o tres semanas se puede llegar a una cifra que después nos cueste mucho como sociedad bajarla”, advirtió.

Por lo expuesto, consideró que “es un momento de cuidar lo que hemos logrado, seguir vacunando y haciendo todas las acciones para retrasar lo máximo posible el ingreso de la variante Delta, el riesgo externo que tenemos porque es muy transmisible”, concluyó.