Recomiendan el uso del larvicida Bacivec para prevenir el dengue

Compartir

Como medida efectiva que debe sumarse a la eliminación de criaderos de mosquitos.

El Gobierno de Formosa, a través del Ministerio de Desarrollo Humano, reitera a la comunidad la importancia del uso del larvicida Bacivec, como una de las medidas efectivas de prevención contra el dengue.

Como parte de la amplia e intensiva campaña que se lleva adelante para hacer frente a esta enfermedad, además de los descacharrizados y el control de focos, las fumigaciones en las viviendas y en los espacios públicos, y la permanente difusión y concientización de los cuidados que deben cumplirse diariamente, las brigadas sanitarias realizan la entrega gratuita de larvicidas a los vecinos. 

En tal sentido, recordaron que si bien, clave para prevenir el dengue sigue siendo la eliminación de criaderos en las casas y los alrededores para evitar la presencia del mosquito en el ambiente, el uso correcto del larvicida es fundamental para evitar el desarrollo del insecto hacia su fase adulta, cuando tiene alas y pica, transmitiendo la enfermedad.

Cabe recordarse que esta especie de mosquito pone sus huevos en los recipientes, adhiriéndolos a las paredes cerca de la superficie del agua. Luego se transforman en larvas que crecen dentro del agua y en esta etapa salen a la superficie para alimentarse.

El larvicida Bacivec es elaborado bajo una fórmula no tóxica para el medio ambiente y es producido por el laboratorio formoseño Laformed para su aplicación en forma de gotas.

Es totalmente inocuo y no cambia el sabor, olor o color del agua. No causa ningún tipo de daño, ni está contraindicado para humanos ni para otros animales. Su ingrediente es una bacteria que produce cristales que consume el mosquito cuando se alimenta en su etapa de larva, causándole la muerte. 

Eliminar los criaderos es siempre la medida más efectiva, pero también el uso de larvicida es una medida que se debe agregar para matar al mosquito.

¿Cómo se debe usar?

Se reitera que la utilización del larvicida solo se aconseja cuando el agua de algún recipiente no se puede eliminar o cambiar diariamente. Esto ocurre por ejemplo, con el agua de lluvia o de red que se junta para consumo humano en cántaros, tanques, aljibes, cisternas y otros similares. Solo las larvas mueren con el larvicida, por lo tanto “solo debe ser usado en receptáculos que no pueden ser eliminados, desagotados o tapados herméticamente”, enfatizaron los especialistas. 

El líquido larvicida debe aplicarse una vez por semana con carácter preventivo y repetir su aplicación luego de cada lluvia, siempre en forma de gotas y nunca a chorros.

Cantidades

En los tanques de agua con capacidad de 1000 litros debe aplicarse 40 gotas bien distribuidas. En los aljibes, 40 gotas bien esparcidas en la superficie del agua. En los bebederos de animales, tres gotas. En los floreros, una gota en el centro. En las cubetas de dispenser, dos gotas bien separadas.

En las rejillas de patio debe colocarse dos gotas bien distribuidas. En las canaletas una gota cada 30 centímetros. En las cubiertas (ruedas), dependiendo de la posición en la que se encuentran, debe aplicarse tres gotas si están de manera vertical y 6 gotas si están de modo horizontal.

En tanto, que en las piletas de lona de aproximadamente de 3 mil litros deben aplicarse entre 30 y 40 gotas bien diseminadas en la superficie.