Compartir

Las atenciones fueron acompañadas de consejos para reforzar hábitos saludables

Las familias que residen en los parajes Río Muerto y La Esperanza, del interior provincial, fueron nuevamente beneficiadas por la vigilancia de salud, realizada de manera planificada en terreno, por el equipo sanitario del centro de salud Guadalcázar.

Ambas comunidades se asientan en la zona oeste de la provincia, a pocos kilómetros de la localidad de Guadalcázar, a unos 480 km de la capital. Como se hace periódicamente, un equipo de profesionales y agentes sanitarios, se hicieron presentes para brindar atención médica y odontológica, consultas, vacunación, captación de pacientes para atenciones en diferentes especialidades, consejos para reforzar hábitos saludables y entrega de medicamentos.

Bajo estrictos protocolos sanitarios, determinados para la prevención de COVID-19, los bebés y niños recibieron el “control periódico del niño sano” con mediciones antropométricas (peso, estatura y talla), evaluaciones visuales, auditivas y psicomotoras, revisiones neuromotrices y de la piel, más otros exámenes establecidos para esta edad. 

Los mismos se repitieron en los pequeños con patologías agudas estacionales. Mayormente cuadros respiratorios, frecuente en esta época del año, como tos, resfríos, broncoespasmo y otros, según mencionaron desde el servicio de pediatría.

En tanto, fueron aplicadas las vacunas del calendario, previo chequeo de los carnets de inmunizaciones de cada niño. “En algunos casos iniciamos esquemas y en otros colocamos las dosis para completarlos, de acuerdo a la edad, para que tengan al día todas las vacunas, explicando siempre a los padres la importancia que tienen para cuidar la salud y protegerlos de las enfermedades”, aseguraron desde el servicio de vacunación.

Control de adultos y embarazadas

Este grupo etario fue destinatario de múltiples atenciones, entre las que se contaron: medición de la tensión arterial, nivel de glucemia, latidos y frecuencia cardiaca. 

Por su parte fueron solicitados estudios de rutina y complementarios “análisis de laboratorio, ecografías, radiografías y otros que forman parte del seguimiento “más que nada de los pacientes con enfermedades crónicas: diabéticos, hipertensos, respiratorios, cardiacos y otros, para quienes además se programaron interconsultas con especialistas”, detallaron.

Asimismo, se realizó la captación de mujeres embarazadas, más los respectivos controles prenatales y estudios necesarios, de acuerdo a cada trimestre de la gestación, a las que ya son pacientes. Esto fue acompañado por consejos, sobre los cuidados que deben tener diariamente para preservar la salud de las mamás y sus bebés que están en la panza.