Compartir

La décima edición del Festival de la Cultura Criolla acaba de realizarse en la comunidad de El Favorito, en el corazón del Chaco semiárido, departamento Ramón Lista, a 540 kilómetros de nuestra ciudad capital.

Esta comunidad situada en cercanías a Palmar Largo, donde criollos e indígenas fueron los actores centrales de este encuentro nativista y organizado coincidente con el Día de la Tradición.

El desfile a caballo y procesión de la virgen Del Valle de criollos y aborígenes, como también los juegos tradicionales, espectáculos artísticos de folkloristas y las ferias de artesanos y gastronómicos de comida típica de la zona, formo parte del amplio programa de propuestas para el disfrute de lugareños.

Dirigentes sociales de la zona que forman parte de la junta vecinal de El Favorito y Palmar Largo, como Gustavo Pérez y Walter Javier Palavecino, marcaron el contraste de esta “actualidad de una región transformada y con los lugareños favorecidos por las políticas públicas de la gestión del doctor Gildo Insfrán”.

“Por lo general somos noticia por los períodos de sequías o las recurrentes inundaciones por desborde del río Pilcomayo y los índices sociales desfavorables. Lo que no se difunde es el inmenso esfuerzo que hacemos los habitantes y el Gobierno Provincial para superar estas adversidades, en la conciencia de que no abandonaremos estos lugares por razones de soberanía y porque acá tenemos nuestros proyectos de vida personales, familiares y comunitarios”, afirmaron.

Dijeron que “hoy queremos ser portadores de buenas noticias y al mismo tiempo, ser reconocidos y agradecido porque es propio de las personas de bien. En virtud de ello la Junta Vecinal de los parajes El Favorito y Palmar Largo, agradecen al Gobierno de la Provincia, al distrito de Vialidad Provincial de Ingeniero Juárez por las tareas de apertura y perfilado de calles y a REFSA por la optimización y ampliación de la red de energía eléctrica, llevadas a cabo en ambas comunidades criollas”.

Señalaron que “los trabajos mencionados se suman a otras realizaciones que están mejorando ostensiblemente nuestra calidad de vida, tales como: provisión de energía eléctrica las 24 horas del día, red de agua potable, establecimientos educativos de nivel Inicial, Primario, Secundario y a escasos dos kilómetros, nivel Terciario y hospital y obras en construcción de los edificios para la escuela primaria y secundaria, centro de salud y salón multiuso”.

“Cuando el principio de equidad territorial se transforma en igualdad de oportunidades y en expresión concreta de la justicia social, se convierte en una herramienta formidable para el desarrollo y progreso de los pueblos”, destacaron concluyentes.