Reflexiones de la comunidad educativa del barrio Venezuela

Compartir

Las reflexiones de la comunidad educativa de la escuela 501 del barrio Venezuela fuero categórica en cuanto a la comprensión del difícil escenario que transita el país a partir del nuevo gobierno nacional, y en el mismo sentido destacan estar en una provincia donde el gobierno acentúa políticas que morigeran el impacto social.

Fue en el marco del operativo solidario donde por ejemplo, la directora del establecimiento, Norma Beatriz Arguello, destaco el gusto de “enumerar las acciones concretas de este gobierno formoseño, en este tiempo en que en nuestra querida Argentina se está dando un proyecto nacional perverso donde las oportunidades de realización del pueblo se encuentran sujetos a los designios externos”.

Explico que cuestiona ese proyecto porque “fortalece la inequidad y pretende llevar a los argentinos a la deriva, con su vida sin precio ni valor”.

“Como formoseños continuamos orgullosos porque si bien las vivencias diarias nos hacen sentir esta realidad cruda y dolorosa, desde Formosa podemos decir que estamos de pie”, significo.

Expuso que la seguridad y confianza en el modelo formoseño se centra en que “somos testigos fidedignos de una provincia que hace mucho tiempo planteó la necesidad de planificar nuestro futuro y fue un hombre formoseño, usted querido gobernador, quien recogió la visión de su pueblo y haciendo suya la realidad social personificando sus anhelos y expectativas en el hermano”, marcando que Insfran “propuso una utopía para esos tiempos y el pueblo respondió al llamado y así nació el modelo formoseño, el que tiene al hombre como el centro y destinatario de todas sus acciones”.

Puntualizo que los docentes más que nadie son claros favorecidos por este modelo provincial, destacando a modo de ejemplo que “se nos ha cumplido un derecho garantizado en la Ley 931del Estatuto del Docente Formoseño, que es la posibilidad de participar en el concurso extraordinario de ascenso de jerarquía”. Entiende que es “una expresión más de considerar a la educación como cuestión de estado, que busca lograr calidad educativa trabajando con equidad en el acceso, permanencia y egreso de los alumnos”.

Un modelo que mitiga tanto dolor

Por su parte, el joven Sergio Darío Yanacón, pondero la talla del primer mandatario que “siempre está ocupado y preocupado por su pueblo”, para exponer el momento propicio para “para expresarle nuestro apoyo incondicional en estos tiempos difíciles, donde soplan vientos de revanchismo”:

Advirtió que “el gobierno nacional no es un mal gobierno, gobierna bien, pero para ellos, para unos pocos, y a todo el resto de la Argentina juega a entretenernos, a querer hacernos creer que saben lo que hacen”.

Cuestiono que “la idea siempre fue tomar el poder mintiéndole a la gente, ganar y gobernar para ellos hasta esquilmar la nación, endeudarnos. Esto es sistemático y pensado, lo que no está pensado es para nosotros”. Amplio señalando que “ante esta exclusión hay una respuesta, la doctrina del general Perón y el testimonio, actos, entrega y compromisos como el del doctor Insfran, que nos mostraron y nos mostrarán una vez más que es posible el cambio pero un cambio con inclusión, un cambio que es una marcha para adelante no para atrás”.

Advirtió que la política actual a nivel nacional “no nos llevara a buen puerto, ya conocemos el final y el sufrimiento que causa”, para destacar la” gracia de Dios de los formoseños de tener un conductor como el doctor Gildo Insfrán que junto con su gente ha vivido en carne propia y ha peleado contra las adversidades. Nos enseñó que con la adversidad no se pacta, se la vence, que debemos tener fe y esperanza, a no dejarnos entristecer porque un pueblo triste no vence; siempre nos marcó el buen rumbo”.

“Hoy tratan de marginarnos, de excluirnos a todos, porque pretenden que seamos engranaje de carne y hueso en una economía desalmada, donde solo seremos un costo más, un número que se descarta cuando se pierde utilidad”, expuso, para marcar que “nuestro pueblo es silencioso, pero pensante y esclarecido con una profunda doctrina que la abraza y la reluce en los momentos difíciles”.

Insistió sobre el final en que “ya vivimos esto con el gobierno de de la Rúa, cuando vinieron a inaugurar un cartel; hoy vienen con eufemismos y cuando se paralizan las obras nos dicen la obra está neutralizada, como el Gasoducto. Disfrazan mentiras con palabras bonitas. A estos actos de desidia le debemos responder como nos dice el Papa Francisco, con la cultura del encuentro debemos reforzar el diálogo con el otro cara a cara”.