Compartir

En el marco de la conmemoración del “Día del Aborigen Americano” este viernes 19 de abril, desde el Instituto de Comunidades Aborígenes se aprecio como fecha reivindicatoria de los derechos de los pueblos originarios, celebrándose los significativos y amplios logros que han tenido en la provincia. El titular del ICA, Esteban Ramírez expuso que “Formosa ha sido pionera en materia de política aborigen, y tenemos al gobernador Gildo Insfrán como el mayor hacedor de la historia en restituir derechos y reivindicaciones a los pueblos indígenas que habitan territorio formoseño”.

En las diferentes poblaciones habrá encuentros por la fecha, a efecto de lo cual durante esta semana el ICA vino coordinando la asistencia necesaria para que compartan y reflexionen en una fecha muy especial.

Sostuvo que “la provincia de Formosa es pionera  en el reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios no solo con una ley modelo y la raigambre constitucional que se les otorgo, sino también a través de la implementación de políticas públicas de integración, inclusión y desarrollo con equidad  que mejoraron notablemente su calidad de vida”. Agrego que “estudiantes indígenas del oeste representando al país en ferias internacionales o involucrados en proyectos productivos de avanzada, ganaderos participando de remates con su hacienda mejorada genéticamente, demuestran la formidable evolución alcanzada”.

Contrasto la “situación compleja de 35 años atrás y el notable cambio de los últimos años, una enorme transformación de los pueblos originarios y su definitiva inclusión  en todos los estratos de la vida comunitaria formoseña. El acceso igualitario de los servicios de salud, educación, vivienda, agua potable, energía eléctrica, titularización de las tierras, vías de comunicación, conectividad  e incluso con la implementación de programas de producción agrícola, ganadera, forestal, apícola y artesanal”.

“Nuestra provincia trabaja permanente en la inclusión, participación e integración. Se dejo atrás viejas diferencias  que sólo habían traído divisiones  dolores y atraso, para dar lugar a un trabajo mancomunado entre el gobierno y las comunidades originarias”.