Compartir

Niños que asisten al JIN 20 del barrio Obrero de Ingeniero Juárez,  fortalecieron sus controles de salud mediante atenciones multidisciplinarias que brindó un equipo del centro de salud ubicado en el mismo barrio.

Médicos, odontólogos, enfermeros, vacunadores y agentes sanitarios llevaron adelante este operativo que forma parte del Programa Provincial de Libretas de Salud Escolar que tiene por objetivo acentuar los controles de salud que los niños reciben periódicamente.

Así, los pequeños jardineritos que asisten a la sala de 5 años fueron alcanzados con atenciones pediátricas y odontológicas; también controles de enfermería a los que se sumó el servicio de vacunación y la promoción de hábitos que fomentan una vida saludable para evitar enfermedades y trastornos en la salud.

Controles antropométricos de peso, estatura y talla más la completa evaluación nutricional; medición de temperatura, tensión arterial y frecuencia cardiaca; exámenes de la agudeza visual y auditiva; control neuromotriz y otros exámenes pediátricos físicos como clínicos, fueron algunos de los tantos realizados en la jornada.

Desde el servicio de odontología se dieron consejos sobre los cuidados necesarios para tener una buena salud bucodental, con demostraciones del correcto cepillado e higiene. Asimismo alentaron a los chicos a consumir diariamente alimentos sanos para que los dientes crezcan fuertes y puedan evitarse las caries como otras enfermedades de la boca y los dientes.

Por su parte, los vacunadores revisaron cada uno de los carnets de vacunación y aplicaron las vacunas necesarias para que estar al día con las dosis y esquemas necesarios. De este modo fue reforzada la aplicación de las vacunas de la campaña de Invierno 2019 a los niños que se encuentran en los grupos de riesgo, como también de la vacuna contra la hepatitis B, aplicación que se acentúa durante el 29 de julio al 2 de agosto.

Los niños que requerían algún tipo de atención más especializada fueron derivados con turnos programados en el centro de salud. “La detección temprana de síntomas es fundamental para evaluar, hacer un diagnóstico temprano y darle al niño un tratamiento oportuno. Con esto evitamos el desarrollo de enfermedades y problemas de salud que puedan afectar el normal crecimiento”, señalaron los  médicos que trabajaron en el lugar.