Refuerzan atenciones médicas, nutricionales y de salud mental en los CAS de la provincia

Raúl Ledesma, coordinador de las atenciones médicas en CAS.
Compartir

Además, realizan estudios de laboratorio y radiología para los pacientes menores de 60 años con comorbilidades y síntomas; y mayores de esa edad, para detectar con tiempo futuras complicaciones de sus cuadros clínicos.

En diálogo exclusivo con AGENFOR, Raúl Ledesma, el médico coordinador de la atención médica de los Centros de Atención Sanitaria (CAS) de la provincia, brindó detalles acerca del funcionamiento de los mismos y aseveró que se reforzaron las atenciones nutricionales y psicológicas para los pacientes allí alojados, como también la realización de estudios radiológicos y de laboratorios para la pronta detección de una posible complicación en un cuadro clínico.

“Estamos muy comprometidos con esta tarea que es muy trabajosa, la intención que tiene el Consejo COVID y el Ministerio de Desarrollo Humano es que los CAS funcionen similar a los hospitales, por eso se dispone de dos atenciones de enfermería y una atención médica, por día”, indicó.

Además, anunció que se reforzó la atención nutricional y de salud mental con la incorporación de profesionales nutricionistas y psicólogos para brindar asistencia a los pacientes alojados allí.

En esa línea, Ledesma explicó que el trabajo no sólo es de asistencia médica, sino que también seleccionan a los pacientes de mayor riesgo, por lo que están divididos en tres grupos: los menores de 60 años sin comorbilidades y asintomáticos; los menores de 60 años con comorbilidades como diabetes, obesidad, hipertensión arterial y/u otra enfermedad respiratoria; y los mayores de 60 años.

“A estos dos últimos grupos les hacemos radiografías y laboratorios, porque tratamos de determinar cuáles de esos pacientes empiezan a tener una patología que de alguna manera podemos predecir que pueden complicarse, por eso se les realiza al quinto día de internación o de inicio de síntomas”, señaló.

Y agregó: “Si nosotros evaluamos que esos pacientes son moderados o con posibles complicaciones, entonces los proponemos para suero equino hiperinmune, ya que disminuye casi un 40% de mortalidad y un poco más de eso, la necesidad de respirador”.

En ese marco, el profesional aseguró que esta acción “es muy importante” porque se logra evitar que esos pacientes precisen de un respirador o lleguen a fallecer, pero advirtió que “esto sólo podemos hacerlo en los hospitales, no en las casas”.

“Estamos viendo gente joven y en gente que está bien un día y al otro día empiezan a tener compromiso respiratorio, pero rápidamente, es decir, en menos de 48 horas esos pacientes se descompensaron y evolucionan mal, entonces probablemente sea la variante Manaos lo que provoca este tipo de involución y la contagiosidad que tenemos también”, argumentó.

Y profundizó: “Casi el 60% de la circulación viral es la variante P1 en Argentina, entonces probablemente nosotros también tengamos esta variante circulando y es la que genera tanta contagiosidad”.

Por otro lado, el especialista expresó que “estamos azorados” por la evolución del virus y, por tal motivo, solicitó a la población que se cuiden, permanezcan en sus casas, respeten la distancia social y utilicen el barbijo, “porque estamos en una situación de emergencia sanitaria como definió el gobernador Insfrán y el cuidado depende de todos, no solamente del sistema sanitario que está muy estresado”.

Al respecto de este punto, Ledesma detalló que el personal de salud debe cubrir muchas tareas que hacen al contexto de pandemia, como la vacunación, los hisopados y las atenciones médicas de los casos diagnosticados.

“El trabajo del centro de salud cubre vacunas, que por suerte estamos vacunando clases más jóvenes en Formosa, lo cual es una gran noticia para festejar, pero también somos los que hisopan, que estamos haciéndolo en un gran número para poder detectar los positivos, y a su vez somos los que controlan los CAS, es la misma gente haciendo todo el trabajo”, manifestó.

En ese contexto, Ledesma reiteró a la comunidad que la manera de colaborar con el personal médico es “que se comprometan con su propio cuidado”, ya que consideró “es lo más importante”.

“Si entre todos nos comprometemos con nuestro cuidado y cumplimos con las medidas, respetamos esta fase 1, posponemos nuestras actividades 14 días, probablemente la curva de contagios que tenemos puede disminuir y podemos empezar a tener más camas para los pacientes más complejos”, concluyó.