Remarcan importancia de que los niños reciban el refuerzo de la vacuna contra el COVID-19

Compartir

La pediatra infectóloga Alejandra Boncheff resaltó la importancia de que los niños reciban la primera dosis de refuerzo contra el coronavirus.

En datos recabados por AGENFOR, en primera instancia, explicó que “según estudios, se pudo comprobar que el nivel de anticuerpos que produce esta vacuna va disminuyendo con el tiempo”.

Especificó que el descenso más pronunciado “se ve que a partir de los cuatro meses de la aplicación de la última dosis” y aseveró que “es en este momento cuando debemos hacer un nuevo estímulo al sistema inmune para así levantar esos anticuerpos y generar una protección más duradera en el tiempo”.

También, señaló que “otro motivo por el cual es importante el refuerzo, es porque los niños al enfermarse llevan el virus a la casa, en donde pueden haber familiares con enfermedades crónicas o personas mayores más vulnerables a la agresividad de la afección”.

“Hay que cortar la cadena de transmisión –enfatizó-. Cuanto más vacunada esté la población, menos circulación del SARS-CoV-2 va a haber y por ende, menos posibilidades de variantes”.

Además, aclaró contundente que “en un principio de la pandemia se creía que el COVID en los chicos era leve, pero ahora se sabe que no es tan así. Si bien ha generado cuadros leves, también se registraron casos graves, síndromes inflamatorios que vienen post padecimiento de la enfermedad y hasta coronavirus prolongado”.

Vacunas y cuidados

En otro orden, hizo hincapié en manifestar la preocupación que genera que “otras provincias no cuenten con una gran cantidad de personas inmunizadas”, explicando que es “porque tenemos un país con circulación libre y por lo tanto, la nueva ola que están teniendo la Provincia de Buenos Aires y las ciudades grandes se puede trasladar a cualquier otra provincia”.

En este sentido, insistió en recordar que “la vacunación es la barrera principal que tenemos para protegernos de esta nueva ola de contagios” al igual que “el uso del barbijo y la higiene de manos”.

Asimismo, indicó que “todo el tiempo estamos hablando de variantes que se hacen resistentes a las vacunas, pero si evitamos picos de infecciones virales éstas disminuirán”. Es decir, “ha menor cantidad de infectados, menos virus y menor posibilidades de cambios genéticos y variantes”, remarcó.

“Formosa tiene una alta cobertura de inmunización en todos los rangos etarios. Hemos avanzamos muy rápido y hay vacunatorios a demanda disponibles y distribuidos en toda la provincia”, destacó y aseguró: “Esta oferta no la tiene por ejemplo Buenos Aires. Es decir, no es tan sencillo vacunarse en otra provincia”.

Lo mismo sucede con el test COVID, apuntó. “Tenemos muchas ventajas y no nos damos cuenta, cuando en realidad son muy valorables, porque gracias a ellas todavía no estamos con la tercera ola que sería la cuarta en otras provincias”, realzó la profesional, que valoró: “Las vacunas nos han cambiado la realidad”.