Compartir

Con el respaldo del ministerio de la Comunidad, está en pleno desarrollo el ciclo 2018 de una iniciativa de connotaciones estrechamente vinculadas a la festividad navideña y gestos de solidaridad que derivan de ella: Se trata de la elaboración de panes dulces a cargo de madres y sus hijos que asisten a comedores comunitarios, producto que luego tienen como destino a los abuelos y niños que son asistidos en hogares del estado.

Y justamente por estas jornadas tiene sus primeros pasos el desandar de esta propuesta gestada hace ya más de una década en el seno de la asociación civil“Unidad, Esfuerzo y Trabajo”,  quien en sus comedores de los barrios La Colonia y Venezuela, reúne a madres reposteras que junto a sus niños elaboran los tradicionales panificados, a efectos de compartir con otros chicos de la ciudad, entre ellos discapacitados y adultos mayores.

Arminda Quiñónez, la presidenta de la asociación-,  expuso que “hace ya doce años que trabajamos en esta iniciativa con las familias que son asistidas por nuestra asociación en lo nutricional y en otras acciones de capacitación y educación, y tenemos un  importante acompañamiento del gobierno a través del ministerio de la Comunidad, por lo que agradecemos permanentemente al señor gobernador (Gildo) Insfran y al ministro Aníbal Gómez”.

Fue en el comedor del barrio La Colonia, donde en medio de un enorme entusiasmo de los niños, quienes junto a sus madres se pusieron manos a la obra para elaborar y hornear los primeros panes dulces. “Tuvimos una respuesta espectacular en esta etapa inicial de capacitación, y estamos comenzando la meta de producirlos en una cantidad importante y llegar con los pan dulce a los abuelos y muchos niños de la ciudad”.

Dijo que “fue muy gratificante de ver la alegría de nuestros niños panaderos, tanto al amasar junto a sus madres como al ver que salen del horno el producto terminado, y estimo que lo será aun mas cuando en días previos a Navidad lo entreguen a otros chicos o compartan una merienda en el marco de una jornada inter-generacional con abuelos”.

Aludió a que “estuvimos dando apertura formal a esta idea con la distribución del pan dulce a la gente y autoridades que estuvieron participando de la apertura del gran pesebre y todos los adornos de “Formosa brilla” en el Paseo Costanero. Los niños y las madres se entusiasmaron mucho mas al escuchar cuando el señor gobernador nos felicito y alentó a seguir en esta tarea solidaria,sobre todo en este tiempo muy dificil”.