Resaltaron que en pandemia, se robusteció el sistema de salud provincial

Compartir

En estos momentos, como ocurre en el resto de los hospitales, en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del Hospital Interdistrital Evita hay mucho menor nivel de ocupación de camas.

Así lo destacó a AGENFOR el doctor Cristian Antúnez, responsable de esa unidad especializada en el nosocomio exclusivamente preparado para atender la contingencia de la pandemia.

Esto es producto de que en la actualidad “se encuentran en descenso los casos positivos” en Formosa, manteniéndose “en una meseta, en la cual son muy bajos realmente” los diagnósticos de coronavirus, evaluó.

Por ello, ante este estatus sanitario que se viene conservando, “en el hospital existen días en que no tenemos ingresos de nuevos pacientes ni tampoco registro de fallecimientos”, precisó.

Al mismo tiempo, hizo notar que “es muy importante decir esto, porque cuando se atravesó el pico de la ola de la pandemia en la provincia todos los días teníamos ingresos de numerosos pacientes” al nosocomio.

En cambio, ahora “esto no está sucediendo”, ya que, tal como se viene informando en los partes diarios difundidos desde el Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19 “Dr. Enrique Servián”, siguen disminuyendo los casos confirmados.

E incluso añadió, “son en su mayoría pacientes leves”, lo que permite que “el Hospital Evita se encuentre en un nivel de ocupación muchísimo más bajo; está por debajo del 30%”, informó a esta Agencia.

Según explicó, “de las 113 camas que se habían habilitado para atención exclusiva de COVID, en este momento 25 se encuentran ocupadas”.

Tecnologías

También, el responsable de la UTI valoró la tecnología incorporada a esa sala especializada, al mencionar la ventilación mecánica, entre los equipos más importantes.

En ese punto, recordó que como en la primera etapa de la pandemia dichos aparatos eran un recurso muy escaso en el mercado, no obstante desde el Gobierno provincial se hicieron grandes esfuerzos para traerlos de otros lugares del mundo.

De ese modo, se logró que “ningún formoseño deje de recibir atención”, y se dio respuestas frente a la crisis global desatada por la pandemia, acentuó categórico, agregando que en concreto “cada persona enferma grave, pudo contar con una cama con un respirador y con los profesionales médicos idóneos y preparados”.

“Además, la red sanitaria provincial se vio muy fortalecida por este gran apoyo que tuvimos”, realzó a esta Agencia.

Vacunación

A su vez, Antúnez destacó la Campaña Provincial de Vacunación contra el COVID-19, al señalar que “estamos con niveles muy altos de población objetiva inmunizada”, remarcando que frente al peligro que representa la variante Delta, “tenemos un sistema de salud que está robustecido y va a poder dar mejores respuestas”.

Esto merced a la inversión hecha por el Estado tanto en recursos humanos, desarrollo y equipamiento necesario, reiteró, evaluando que además de lograr una mejor atención, “mucho más eficiente”, también dentro de la red provincial “se expandieron nuevas áreas de trabajo”.

Recursos humanos

Otro aspecto que pidió tener presente es que, como todo sistema que cuenta con equipamientos más complejos, necesita tener un ser humano preparado para manejarlos, por lo que “cada elemento incorporado y que se puso en funcionamiento, fue acompañado de recurso humano altamente especializado”.

Hasta incluso, este robustecimiento del sistema de salud, “lleva a proponernos nuevas metas a futuro”.

En otro tramo de la entrevista con AGENFOR, testimonió en su rol de  profesional de la salud que “en esta situación, tuvimos que aprender a apoyarnos en el compañero para poder trabajar de la mejor manera”.

A través de capacitaciones, aunque aclaró al instante que si bien “la medicina te obliga siempre a estar constantemente actualizado, en pandemia fue doblemente a lo que se hacía anteriormente”.

“Entender que la responsabilidad del éxito depende de todo el equipo de trabajo, es una de las cosas más importantes que nos ha dejado como enseñanza”, expresó resumiendo la experiencia alcanzada frente a esta difícil e inédita realidad que vive el mundo.

Tratamientos eficaces

Por otro lado, con respecto a los tratamientos para luchar contra el virus, precisó que hasta ahora  “son muy pocos los eficaces”, entre ellos, uno que fue desarrollado en la Argentina: el suero equino híperinmune y los tratamientos inmunomoduladores.

Aún frente al alto costo que tienen ambos se incorporaron, y “están disponibles para todas las personas que lo requieran”, expresó.

En relación al suero dijo que “fueron miles de dosis las que ya se aplicaron en pacientes, que nos ayudó especialmente a disminuir la demanda de las camas de las Unidades de Terapia Intensiva, y evitar los fallecimientos”.

Por todo lo expuesto a la Agencia, sintetizó con orgullo que, el sistema de salud formoseño, a los fines de proteger a la población del virus, “siguió incorporando constantemente nuevos servicios para atender a los pacientes más graves en las Unidades de Terapias Intensivas”, concluyó.