Compartir

El defensor del Pueblo de Formosa, José Leonardo Gialluca, confirmó la reunión con su par de la provincia del Chaco para aunar criterios ante la audiencia pública que se realizará el próximo 17 de noviembre, donde se tratará el nuevo aumento en la tarifa de la luz, dispuesto por la Nación.

«Si bien ya está tomada de antemano una decisión por parte del Ministerio de Energía y Minería de la Nación de un aumento tarifario en lo que hace a la generación de energía de un 20%, el 17 de noviembre se va a llevar a cabo una audiencia pública», explicó el funcionario.

Manifestó que «obviamente desde la Defensoría del Pueblo nos vamos a oponer, pero de todos modos hay que aclararle a la gente para no crearles falsas expectativas que esta audiencia pública, conforme a la Ley N° 24065, no es obligatorio que la hayan convocado. Sin embargo, la misma se hará en virtud del fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que ordenó que todos los usuarios contemos con toda la información adecuada y veraz respecto de todos los elementos que componen un servicio público».

En ese sentido, remarcó que en ese espacio «se pueden conocer las estructuras de costo, es decir, los motivos que justifiquen tamaño aumento, toda vez que nosotros lo consideramos ilegítimo e irracional. Ya hay una toma de decisión (por parte del Gobierno nacional) en que el aumento va a ser de un 20%, con lo cual esa audiencia pública, como no es vinculante, por más que nosotros digamos lo que digamos, no se va a cambiar nada».

«De todos modos, es muy importante que todos participemos para hacerle notar a Nación que el impacto del costo final en nuestras tarifas va a ser muy grande y que no se sigue el criterio de la Corte Suprema porque a inicios del año pasado hemos tenido un incremento en costos de generación de entre un 500 y 700%, hemos tenido reducciones y quitas de subsidios, cuando justamente una de las cosas que pidió la Corte fue que los incrementos de los servicios públicos guardaran relación con los aumentos del costo de vida y de los salarios que cobramos tanto el sector público como el privado», explicó.

Gialluca recordó que «el año pasado el aumento fue del 40% en un primer tramo y el segundo fue del 32%. Si este año se repite lo mismo vamos a estar sumando un 80% de aumento en el costo de generación de febrero más este 20%, con lo cual llegaremos al 2017 a un 100%».

«Si hacemos un paralelo con los salarios y la inflación del 30, 35%, el impacto que va a recibir el consumidor final, el usuario residencial, en su factura del 2018 va a ser muy por arriba que el aumento del costo de vida y no se condice con la evolución de sus ingresos. Consideramos a este nuevo aumento totalmente irracional e injustificado», concluyó el defensor.