Compartir

La Defensoría pidió la aplicación de mecanismos que garanticen a los usuarios la fiscalización sobre las mediciones.

 Este jueves se llevó a cabo una reunión de trabajo entre el Gerente General de la Empresa REFSA (Recursos y Energía), Fernando De Vido y funcionarios de la Defensoría del Pueblo, encabezados por su titular, José Leonardo Gialluca, donde se expuso acerca de recamos vinculados a las facturaciones en el servicio eléctrico.

Del encuentro también participaron el secretario Letrado del Organismo de la Constitución, José Porfirio García, la secretaria General, Mariela Cáceres y la directora del Área de Defensa de los Usuarios y Consumidores, Mayra Sosa.

En la ocasión Gialluca, planteó al representante de REFSA el malestar de los usuarios por los montos de las facturaciones que reciben, luego de que el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, a cargo del Ing. Juan José Aranguren, aumentara irrazonablemente el valor de la energía que compra la Distribuidora REFSA a CAMMESA, única firma autorizada a comercializar la energía en todo el territorio nacional monopólicamente.

Se aclaró que conforme lo antes descripto, el precio del megavatio/hora entre el año 2015 y el presente, pasó de $82 a $720. Así las cosas, los precios del kw/h cobrado actualmente por la Distribuidora REFSA, en comparación con las otras distribuidoras de las provincias del NEA, viene siendo marcadamente inferior.

Por otra parte y en razón de los desmesurados incrementos del consumo de energía eléctrica verificado en los últimos periodos, que se traducen en facturas de servicio elevadas y de difícil cumplimiento; a los fines de dar certeza y soluciones concretas a los usuarios de toda la Provincia en relación a la veracidad de las lecturas registradas, la existencia de  pérdidas o fugas internas u otros desperfectos que generen altos consumos, se acordó analizar, a la mayor brevedad posible, caso por caso y además todos aquellos que le presentemos Institucionalmente para su conocimiento y asesorar a los usuarios para mejorar la eficiencia de sus instalaciones eléctricas, electrodomésticos de alto consumo, hábitos de utilización racional de la energía, brindando también herramientas de fácil comprensión para que los mismos controlen sus equipos de medición en forma periódica y posteriormente los cotejen con las cifras arrojadas en las lecturas plasmadas en las facturas de servicios.