Compartir

Si bien la localidad cuenta con la obra hídrica de Riacho He-Hé que abastece de agua, la pronunciada sequía que afecta a toda la provincia preocupa a sus autoridades, que comenzaron la tarea de carga de reservorios comunitarios en colonias rurales.

El trabajo- mediantes perforaciones- se realiza en colonias y barrios previendo un agravamiento de la crisis hídrica reinante. Hasta el momento ya se cargaron tres reservorios.

Así lo confirmó el intendente Rubén Solalinde al señalar que “Si bien es cierto tenemos la obra hídrica de Riacho He-Hé que no nos cansamos de agradecer al gobernador porque nos permitió sostener esta grave crisis cr hídrica, pero teniendo en cuenta un posible agravamiento, vemos posibles planes, en  este caso aprovechar las napas subterráneas, muchas propiedad de paipperos y otras que logramos hacer con perforaciones, con una buena calidad de agua”.

Dijo que con ello, se trabaja en reservorios comunitarios en las zonas más alejadas del casco céntrico, logrando una rápida capacidad de respuesta ante un posible agravamiento de la situación.

“La mayoría de las perforaciones tienen agua de buena calidad, entre siete y ocho metros, además se hace un análisis de la conductividad y salinidad y la mayoría de las napas producen agua de buena calidad” enfatizó.

Ya hay cargados tres reservorios, y se trabaja en  la colonia La Frontera, Loma Hermosa, barrio 20 de Junio, Santa Librada, colonia San Isidro y en colonia El Recodo.

La tarea se torna difícil ante la gran demanda de motores extractores que hay en la localidad.