Compartir

El gobierno de Formosa, informó que se adhiere al nuevo protocolo del Ministerio de Salud de la Nación, donde se modifica el aislamiento obligatorio para contactos estrechos.

 En ese contexto, la directora de Epidemiología de la provincia, doctora Claudia Rodríguez, informó a Agenfor que “sigue vigente el protocolo para quienes resulten ser positivo a COVID-19” y detalló que “el aislamiento para quienes tengan el esquema completo de vacunación, es de 7 días con al menos 48 horas sin síntomas o síntomas leves”.

A esto, se suman 3  días más con los cuidados especiales (para completar 10 días en total), recomendando no concurrir a eventos masivos, ni reuniones sociales, no tomar el transporte público, utilizar el barbijo de forma adecuada y permanentemente en ambientes cerrados o abiertos donde haya otras personas, mantener la distancia social, ventilar los ambientes de forma continua y extremar los cuidados ante la presencia de personas con factores de riesgo.  

A su vez, aclaró, que “esto es para quienes tengan el esquema completo de vacunación, ya sea las dos dosis con el refuerzo o las dos dosis con menos de cinco meses de aplicación”.

En cuanto a las personas que no tengan el esquema completo de vacunas o haya pasado más de cinco meses de aplicación de la segunda dosis, afirmó que “esas personas deben hacer el aislamiento durante 10 días, desde la fecha de inicio de síntomas o asintomáticos desde el día del diagnóstico.

Respecto a los testeos durante el aislamiento, dijo que “no es necesario, a no ser que esté internado en algún hospital y ahí el médico evalúa si se le realiza o no”. En ese orden, indicó que “en el caso de asintomáticos o sintomáticos leves, el alta es automático a los diez días”.

 Rodríguez recordó que “quienes tengan síntomas leves o sean asintomáticos, pueden hacer el aislamiento en el domicilio, en tanto aquellos con síntomas moderados pueden hacerlo a un CAS (Centro de Asistencia Sanitaria) y los que tengan síntomas grave en el Hospital”.

Además, remarcó la importancia de aislar a la persona que es positivo a COVID-19  de la familia y llevarlo a un CAS, para evitar la diseminación en el resto de los convivientes. Allí se le realizará todos los estudios médicos necesarios para ver la evolución de la enfermedad.

Antes de concluir, hizo una comparación de la situación epidemiológica actual y la ola de contagios anterior, informando que “ahora es muy baja la cantidad de pacientes moderados y graves”. Y puntualizó que “hay dos personas en terapia intensiva con asistencia respiratoria, una de ellos no tiene ninguna dosis de vacuna y el otro no tiene el esquema de vacunación completo”.