Compartir

El director del Hospital Central Mario Romero Bruno explicó la situación generada tras la suspensión de las prácticas supervisadas de capacitación laboral que estaba realizando un joven en el nosocomio y que derivaron en una utilización mediática por parte de un sector del arco político opositor.

El funcionario desmintió que la suspensión del joven se haya debido a supuestas motivaciones políticas por la pública y conocida militancia de su padre Gustavo Meza en el partido radical y repudió “ la artera utilización que se le dio a una situación que tuvo una causa absolutamente distinta a la masivamente publicitada en forma tendenciosa por una facción partidaria opositora al actual gobierno”.

Explicó Romero Bruno que “Lo cierto es que ante las reiteradas quejas de pacientes por la mala atención que brindaba el joven Meza en el sector de admisión de Guardia del Hospital, se decidió suspender la concurrencia de éste al nosocomio, lo que le fue comunicado por el Jefe del área”.

Avanzó en señalar que “Ante la enorme repercusión que se le dio a dicha contingencia con fines claramente electoralistas, y a fin de evitar malos entendidos por parte del público receptor de la tergiversada noticia, en el día de la fecha se dispuso convocar nuevamente al joven, para demostrar nítidamente que no hubo ningún propósito espurio en la determinación que se había adoptado”.

Asimismo, desmintió categóricamente que sea “mi voz la que aparece en el audio viralizado en las redes sociales y afirmo que jamás mantuve con el joven Gastón Meza una conversación de ese tenor, tratándose la misma de una burda imitación tendiente a desprestigiarme maliciosamente a mí y a la gestión de gobierno de la que orgullosamente formo parte” cerró.