Compartir

Para seguir de cerca el estado de salud de los más chiquitos de las familias.

Como se hace periódicamente, un nuevo operativo para seguir de cerca la salud de los más pequeños, fue llevado a cabo por un equipo de salud del hospital distrital de Las Lomitas, que en una amplia recorrida llegó a los barrios San Luis, El Triángulo y a la comunidad La Pantalla.

Encabezado por médicos pediatras, en cada lugar, el equipo de salud trabajó en conjuntos con el personal de los centros sanitarios locales que, en días previos, convocaron a las familias para que acerquen a sus hijos a los controles, recordando la importancia de cumplir en cada caso, con los protocolos y las medidas de prevención del coronavirus.

Bajo esta modalidad de atención, los bebés y niños menores de 5 años, recibieron el denominado control del niño sano, destinado a detectar tempranamente factores de riesgo, trastornos, o enfermedades crónicas que pueden presentarse sin síntomas, “y que solo pueden relevarse a través de los exámenes médicos”, informaron los pediatras.

Eso abarcó mediciones antropométricas de peso y talla, control de la frecuencia cardiaca y respiratoria, medición del perímetro cefálico y abdominal, completos exámenes nutricionales y neuromotrices, establecidos para cada una de las etapas del crecimiento infantil.

En algunos casos, de acuerdo al diagnóstico previo luego de las atenciones, fueron solicitados estudios complementarios, como análisis de laboratorio, Rx y ecografías; como también interconsultas con especialistas en el hospital de Las Lomitas.

Asimismo, se brindaron atenciones para los chiquitos con enfermedades preexistentes, en quienes se acentuaron los diversos controles a fin relevar su estado actual de salud y teniendo en cuenta su condición vulnerable frente a cualquier enfermedad.

Al respecto los médicos informaron que “en ellos centramos la mayor atención, porque necesitan estar monitoreados para adecuar las indicaciones cuando es necesario, tanto para los medicamentos o para algunos cuidados especiales que deben tener para estar estables y compensados”.

Por su parte, les tocó el turno a los chiquitos con síntomas de enfermedades estacionales, primordialmente las respiratorias “que son más frecuentes en esta época del año, y si no son tratadas a tiempo y adecuadamente puede presentar complicaciones causando consecuencias graves. Por eso, le recalcamos a los padres que, ante cualquier síntoma respiratoria, inmediatamente haga la consulta al centro de salud, más que nada cuando se trata de bebés menores de 2 años”, explicaron.

Finalmente, para completar las jornadas sanitarias, fueron entregados los medicamentos para cada uno de los tratamientos indicados. Además, se revisaron los carnets de vacunación y fueron aplicadas las vacunas gratuitas que el Calendario establece para inmunizar a los niños de diversas enfermedades. En este marco, los vacunadores hicieron hincapié en la vacuna antigripal, recordando que debe aplicarse a los que tienen entre 6 meses y 2 años; y para los que tienen patologías de base a partir de los 2 años en adelante.